¡Bienvenido a Universo Maker!
¿Es esta la primera vez que visitas el foro? Si es así te recomendamos que te registres para tener completo acceso a todas las áreas y secciones del foro, así también podrás participar activamente en la comunidad. Si ya tienes una cuenta, conectate cuanto antes.
Iniciar Sesión Registrarme

No estás conectado. Conéctate o registrate

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo Mensaje [Página 1 de 1.]

#1 Neo Exel: Ciudad de lujos rojos el Jue Ago 29, 2013 5:51 pm

Crow_Joker

avatar
Spoiler:


Lujo, teñido de sangre

Neo Exel, una ciudad que fue construida para ser una ciudad grande y prospera, en un principio fue un pequeño pueblo construido sobre un desierto sin vida alguna y de estructura de madera, habían pocos habitantes, pero pasados años, décadas y siglos, ese pueblo se convirtió en una ciudad grande y cosmopolita, pero un terremoto arraso con la ciudad y tuvieron y volver a construirla de cerro, 10 años después una crisis económica hizo que la ciudad casi se arruinase, pero cuatro organizaciones criminales compraron la ciudad, la cual fue renombrada Neo Exel, las organizaciones se dividieron la ciudad en cuatro partes. Los criminales, asesinos y mercenarios, proliferan en esta ciudad, la cual está rodeada de un lujo creado por sangre y robos.
El bar de Malta, un bar construido con metal reciclable y a punto de oxidar, de piso de madera vieja, grande pero muy poco conocido, de un glamur que solo pocos conocen, las paredes pintada de rojo disfrazaban las manchas de sangre que siempre había tras una riña, un ajuste de cuenta que se efectuaba en el bar o por un negocio que salió mal, una lámpara grande pero que daba poca luz, mesas redondas y cuadras de metal, sillas de madera, pocos meseros y camareras, la clientela del bar, eran drogadictos, alcohólicos, gente que cayeron hay por error o buscando algo para beber, también para aliviar todo tipo de penas y olvidar sucesos pasados, mafiosos, asesinos, criminales y empresarios que empresas cuestionadas moralmente, la especialidad de ese bar era el alcohol mayormente barato.
Utimecia, era el sobrenombre que se había puesto una joven mercenaria de 16 años, de tez morena, alta y de cuerpo delgado, ojos verde oscuros, pelo castaño oscuro que le llegaba hasta el cuello, su puntas estaban cortada de lado formando pequeñas puntas, sus orejas era a la medida, su rostro mostraban pequeñas heridas del pasado, ella estaba vestida, con unos pantalones cortos azules, una pollera sin manga negra, una gabardina roja, botas que le llegaba hasta las rodillas y unos lentes de aviador sobre su frente, llevaba dos pistolas en su fundas a cada lado de sus caderas y una escopeta amarrada a su espalda. Ultimecia, estaba sentada en una de las mesas en el bar Malta, una de las camareras se acercó a ella y le dejo sobre la mesa un vaso con un ron combinada con una bebida de soda negra
—Aquí tiene su ron cola—dijo la camarera y agrego—Que lo disfrute
Ultimecia, agradeció a la camarera y se empezó a tomar el Ron
—Últimamente, no ha habido mucho trabajo—Pensó la joven Ultimecia, mientras tomaba la combinación de alcohol y soda negra. La chica, siguió  en sus pensamientos—Ha este paso, volveré a trabajar como cajera en ese pequeño local de mi tío  
Ultimecia, tirito un poco
—Eso ya me da escalofrío
La joven, término de beber su trago y dejo dinero para pagar el ron cola, se levantó y se fue del local.
La mercenaria, caminaba por las calles de la ciudad de Neo Exel, una luz de una tienda hizo que la joven parase y observase la tienda, la cual era de comestibles y varios
—Esos chicos se levantaran con hambre —tendré que llevarles algo para comer
La joven entro a la tienda, y luego salió con varias bolsas. Ultimecia, estuvo caminando durante un buen trayecto con las bolsas, entonces cuando estaba al frente de un callejón sin salida, observo que unos sujetos vestidos con trajes blancos, sombreros blancos, los cuales traían pistolas, apuntaban a una chica de 14 años, tez blanca, de cuerpo delgado, ojos almendrados, cara fina y hermosa, de cabello corto que le llegaba hasta el cuello, le tapaba las orejas y la parte izquierda de su frente, vestía con una falda corta que le llegaba hasta un poco más arriba de su rodilla, una panti negra que le tapaba la pierna derecha, unas botas de metal cortas que le llegaba un poco más arriba de los tobillos,  una camisa blanca de mangas cortas, un cinturón que esta entre medio de la falda y la camisa, en el brazo derecho tenía tres brazalete del mismo color negros, el primero que le llegaba los hombros, encima de ese hasta llegar un poco más arriba de las muñeca tenía puesto uno un poco más grueso y el cual terminaba en un corte de un triángulo, el segundo consistencia de dos engranajes negros, que se encontraban en el codo, dos pulseras en el brazo izquierdo, una que llegaba has los hombros y encima una de color blanca y mucho más gruesa que parecía un guante y le cubría parte de la palma y en la parte superior de la pulsera estaba incrustado un diamante rojo. La joven, estaba apoyada en una reja y tenía una cara de asustada. Ultimecia, suspiro
—Es normal que esto suceda, en esta ciudad—pensó la joven desviando su mirada—La chica, se mete con el hombre no correspondiente y luego tiene problema con los estúpidos seguidores de aquel hombre, mejor me largo, no me quiero meter en problemas
La joven, iba a reanudar su camino, cuando sin darse cuenta pateo una lata que estaba botada en el suelo, los hombres de blanco escucharon ese ruido y se giraron para ver a la intrusa
—Una testigo—exclamo uno de ellos hombres de blanco
Entonces se escuchó otro
—No debemos permitir que viva—Exclamo uno de los hombres vestido de blanco
Ultimecia, suspiro, realmente no estaba de un buen humor para aguantar estas situaciones
—Por eso odió los callejones—La joven mercenaria, saco una pistola y empezó a disparar a los atacantes, primeramente en los brazos, los cuales en vez de sangre salía aceite
—Ya veo, androides de último modelo—Ultimecia, sonrío—Esto va hacer divertido
Ultimecia, corrió hacía los sujetos, dio un salto y con una patada voladora derribo a cuatro, luego dio una patada y saco la cabeza de otro androide, luego con su pistola disparo a cinco androide, luego hizo lo mismo con los robots restantes, solo quedaban dos androide, uno de ellos saco un control remoto y salto de un techo un sujeto vestido de blanco, el cual tenía puesta con una armadura cibernética de color blanco,  y ancha, la parte del pie era ancha y alargada, la parte de los brazos era anchos y parecía esta reforzado con varios metales, la cabeza del hombre de blanco salía de la armadura, el sujeto empezó a disparar, la mercenaria, esquivo esos disparo con la agilidad correspondiente a una mercenaria de su vasta experiencia  en batallas, y eso a pesar de su corta edad. La armadura, dejo de disparar porque tenía que recargarse, Ultimecia, aprovecho ese momento para apuntar su pistola, el androide de la armadura se rió
—Ja, Chica, con esa arma no podrás derrotar a la armadura z-gema, ja—el androide de la armadura se rió junto el androide del traje blanco—así que ríndete y puedes ocupar tus habilidades en nuestra organización, pero es obvio que empezaras siendo nuestra prisionera, ya sabes haciendo servicios sexuales, jajá, ¿qué dices, pequeña?, es un precio justo, tu vida o la muerte, de igual manera tu cuerpo muerto servirá para investigaciones de la organización, pero es mejor seguir viva que muerta  
La mercenaria, dio un silbido y saco otra pistola y la puso en la misma posición que su otra pistola      
—gracias por el ofrecimiento, pero no acepto ninguno de las dos opciones, soy agente libre—La joven sonrío      
—Bueno, eso no importa—el androide de la armadura, apunto su cañón y empezó a cargar su arma y la disparo
—Doble big bang —la mercenaria disparo dos grande bolas negras de sus pistolas las cuales, frenaron la bola de plasta, la hicieron desaparecer y se dirigieron hacía los dos bandidos, la chica de 14 años, viendo la amenaza de las bolas, se corrió para no morir,  las bolas hicieron añicos a los androides, he incluso siguió, destruyendo la reja y sacando pequeños fragmentos de los edificios restantes
—Bueno, ya está listo—Ultimecia, guardo las pistolas, suspiro, y miro sus manos las cuales estaban un poco quemada por el disparo realizado — realmente hoy no es mi día  
La chica de 14 años, se paró y se acercó a Ultimecia        
—Mu…muchísimas gracias, por ayudarme—agradeció la chica de 14 años
—Realmente, no quería ayudarte—Ultimecia, cerro sus ojos y se rasco la nuca—me metí en este problema por accidente, si busca un héroe o una heroína, no soy de aquellos
La joven, miro sorprendida a Ultimecia
—Aunque me alegra que estés bien —Ultimecia, comento y luego dijo dándole la espalda a la chica—Mejor, me voy, y te doy un consejo deja de enamorar a chicos de la mafia
La joven Ultimecia, se estaba yendo, pero la joven de 14 años la detuvo, Ultimecia, observo que la cara de la chica, estaba algo molesta
—Espera, yo…no estoy saliendo con nadie de a mafia, veras yo…—no alcanzo a decir la frase y cayó al suelo  
—Vaya, esto si es un problema—Ultimecia, suspiro—no me gusta que se desmaye adelante mío
La mercenaria, saco un celular y marco un número de contacto
—Buenas Ulty—contesto una voz masculina al otro lado de la línea
—He Kava, puede traer tu vehículo—le dijo Ultimecia a al sujeto llamado Kava
—Te ha metido en problema, ¿cierto? —pregunto Kava
—Algo parecido, pero puede traer el vehículo—le contesto Ultimecia
—Cambio, necesito algo cambio—le contesto Kava
Ultimecia, busco por sus alrededores y observo a uno de los androides caídos, el cual estaba completo
— ¿Qué tal un androide? —le pregunto Ultimecia
—Tengo mucho de esos—le contesto Kava, algo fastidiado—al menos que sea un modelo reciente
— Espera—La joven Ultimecia, se agallo a ver al androide, saco un poco de piel en la frente y leyó el número de serie del robot—tienes un androide serial W-omega  
—He, ese no lo tengo—exclamo con felicidad Kava—bien, voy
Se cortó la llamada. Ultimecia, miro a la chica y suspiro, sabía que se acababa de meter en un gran lío, pero no podía dejar a una chica tirada en el piso
—Como he dicho, no soy una heroína—suspiro la joven mercenaria
La chica de 14 años, se despertó en una pieza, la joven levanto la mitad de su cuerpo y observo el lugar, ese sitio no era conocido para ella, la pared no estaba pintada y se notaba que era de cemento, el piso, era de madera roída, la cama era de una pieza y media, una ventana sin vidrio y marco de madera, era la única cosa que daba luz a la pieza, la chica, algo confundida, pero con curiosidad de saber dónde estaba, se levantó, se puso sus botas de metal, las cuales estaban al lado de su cama y empezó caminar hacia la puerta de aluminio de la habitación, el ruido que hacía las botas al tocar el suelo, era muy molestoso para la chica, pero a la mitad del camino ese piso de madera roída, se había convertido en un piso de metal frío, lo cual dejo de molestar a la chica, llego a la puerta y la abrió, observo que la otra parte del lugar era un living consistente en un sillón rojo, el cual estaba cocido, un armario de color amarillo al lao del sillón, una mesa cuadrada de madera al centro de la casa, la cual tenía cuatro bancos de plástico, un reloj que no funcionaba y estaba parado a las 8:30,  la chica salió por completo de la habitación y observo que a unos pocos metros de la mesa, se encontraba una cocina de aluminio y metal reciclado y cocinando se encontraba la joven que la salvo la noche pasada, la joven Ultimecia, estaba cocinando
—Veo que acabas de despertar—la joven Ultimecia, estaba vestida con su ropa de ayer más un delantal de cocina color rojo—espero que haya dormido bien
La joven Ultimecia, llevo tres platos con comida a la mesa de madera
—Espero que la comida sea de tu agrado—Ultimecia, fue a un refrigerador viejo y saco una botella de cerveza
— ¿tomas? —pregunto Ultimecia a la chica
La joven de 14 años, negó con la cabeza
—bien entonces, será soda—comento la joven mercenaria
La chica se sentó con una botella de cerveza, una soda en lata y tres vasos de plástico
De otra habitación de la casa, salió un sujeto de tez morena, pelo de color negro al estilo afro, de cuerpo delgado, ojos soñolientos de color negro, tenía unas cicatrices en la mejilla izquierda, vestía un pantalón negro, sandalias y una camisa sin manga color verde, el sujeto, se sentó en la mesa
—Vaya, este plato me gusta mucho—comento con alegría el sujeto  
—Sabias, que te gustaría—Ultimecia, suspiro y luego comento—Por cierto, porque aun estas aquí Kava
Kava, se rió y luego empezó a comer su plato
—Típico de ti—suspiro Ultimecia
—Este…—la chica de 14 años, miro a Ultimecia y agradeció—De nuevo gracias por ayudarme anoche, este…
La joven Ultimecia, dejo su tenedor, tomo la botella de cerveza  
—Me puedes llamar Ultimecia, y soy mercenaria—La joven Mercenaria, echaba el líquido alcohólico a su vaso—El gorrón, que está al lado mío es Kava
—Kava Withania, pero en otros sitios me llaman Ginseng mucho gusto—se presentó el joven de pelo afro y con una sonrisa pregunto— ¿Y tú, cómo te llamas, pequeña?
— Alexa Verita—se presentó la chica
Kava, voto su tenedor y asustado exclamo
—Ve…Verita—Kava, estaba asustado
— ¿Qué pasa? —pregunto Ultimecia
—Verita, es el apellido de la mafia del norte de la ciudad—exclamo asustado Kava
—Bueno, si verán—comento Alexa—Todo empezó hace una semana  

Spoiler:
La historia de Alexa

—Verán, ¿han escuchado sobre la muerte de Dante Verita, el jefe de la mafia del lado norte? —pregunto Alexa a Ultimecia y a Kava
La joven mercenaria, termino de tomar otro vaso de cerveza
—No, no escucho rumores y noticias—Ultimecia, bajo el vaso y miro a Alexa—Las noticias y rumores, no son lo mío
—Sí, yo he escuchado sobre ese suceso—contesto Kava y comento—Dante, fue el quinto jefe de la mafia norte, pero murió de una forma misteriosa, su hijo mayor Benito, ocupo su lujar, como sexto jefe de la mafia Verita
—Si —afirmo Alexa y continuo—Pero mi hermano mayor, es parte de un culto muy extraño, lo malo es que una de las ceremonias que hacen, es sacrificar a la hermana menor de 6 hermanos, y lamentablemente yo soy la sexta hija de Dante, por eso cuando supe eso, me escabullí y escape de la casa
—Ya veo —Comento, mientras comía algo de comida
—Pero Dante, solo tiene cinco hijos —comento Kava
—mi madre fue la sirvienta de mi abuelo paterno, y de la relación de mi madre y de Dante, nací yo, mi padre no me reconoció a los 12 años, por eso no saben nada de mi
Kava, miro con sorpresa a la joven Alexa, Ultimecia, miro a la joven Alexa
— Ya veo, entonces eres la bastarda de la familia, ¿cierto? —dijo la joven Ultimecia, apuntando a la joven Verita, con un tenedor y luego se comía lo que había recogido con el
—No me gusta que me llamen bastarda, pero si digamos, que eso soy, una simple bastarda—Alexa, se puso un poco triste y nostálgica—Pero, nunca me preocupo eso, mi madre había caído en un coma un años después de mi nacimiento, entonces me cuidaron mis abuelos materno, ellos me enseñaron de la vida, con ellos me mantuve muy feliz
La joven, saco de su cuello un relicario en forma de circulo y lo abrió, Kava y Ultimecia, observaron la foto que contenía el relicario, era una mujer muy bella
—Mi abuelo, me dio este relicario, para que recordase a mi madre cuando tenía los ojos abiertos y sonreía—Alexa, cerro, el relicario y lo puso de nuevo en cuello— Pero aprendí que la felicidad no dura para siempre, mis abuelos murieron y un día después del funeral, llego Dante, junto con dos de sus guardas espaldas y me llevaron a la mansión y reclamo mi custodia, me sentía encerrada en aquella mansión, no pude ir más lejos del jardín, mis hermano nunca me tomaron en cuenta, bueno no todos eran así, solo dos eran lo que conversaban más conmigo y eran más amable, pero desde la muerte de Dante, mis hermanos se pelearon la herencia, hasta que mi hermano mayor se impuso ante todo y se quedó con el puesto de jefe de la mafia
La joven Alexa, quedo un momento callada, Ultimecia, que estaba escuchando mientras comía pregunto;
— ¿Si todos los hermanos, recibieron herencia, tu recibiste algo? —Ultimecia, miro a la joven Alexa  
— ¿Ulty, que no te enteras? —Kava, miro a la joven mercenario y suspiro—Es difícil para ti, enterarte de algo, Ulty, los hijos nacido fuera del matrimonio legal, no reciben herencia, se queda junto con el hermano mayor
Alexa, afirmo con la cabeza y después de comer un poco de su almuerzo y de tomar algo de la soda acaramelada, prosiguió
—Sí, yo no abstuve nada, pero no me importaba la herencia, solo era una espectadora de la pelea de mis hermanos —Alexa, sonrío —eso es lo positivo de no ser parte de la herencia, aunque pensaba que me podía escapar, nunca sospeche que mi hermano mayor, era parte de una secta, hasta que me contactaron, las dos única persona que consideraba hermanos, me dijeron que debía escapar de la mansión
La joven, mostro su brazales  continuo la historia
—Ellos me dieron estos brazales, me dijeron que eran armas de la familia Verita, y consideraba que yo sea la heredera de estos brazales—La joven, suspiro y continuo—Aunque, todavía no sé cómo usarlo. Prepare todo para el escape, y me iba ir, cuando apareció mi hermano junto con un grupo de encapuchados, en mi pieza, me tomaron, pero yo le di dos patadas y me escape por la ventana, dejando todo menos mis brazaletes y mi relicario, corrí y salí de la mansión, me escondía de los androides que enviaban para atraparme
Ultimecia, tomo hecho cerveza a su vaso y dejo la botella
— Hasta ayer, supongo — Comento la joven mercenaria, que tomo del vaso de cerveza
Alexa, afirmo con su cabeza
— ¿Y qué piensas hacer ahora? —Pregunto Ultimecia a la joven Verita —No puedes ir escapando de esas personas toda tu vida, además necesitas un lugar donde esconderte
Alexa, bajo du tenedor y miro a Ultimecia
—Ya se, por eso —la chica, miro con determinación a Ultimecia —puedo…quedarme aquí
La joven mercenaria, dejo caer su tenedor al plato, cerró sus ojos, Kava, observo la reacción de su amiga  
—No—dijo en forma secante y cortante, la mercenaria —Lo siento, pero no estoy arrendando pieza, ni me gusta que mi casa sea parte de una caridad
—Por eso, yo, puedo ayudarte—le dijo la joven Verita a Ultimecia—Yo, se cocinar, además soy buena limpiando, y ser las cosas del hogar, herede el talento de mi madre en trabajo lo que trabajo del hogar se refiere
Kava, que era un poco más sensible que la mercenaria, observo a Ultimecia
—Ulty, déjala quedarse en este sitio, ha pasado por mucho—Kava, le reclamo a la joven mercenaria
—Cállate, gorrón y asalta cuna—La joven UltIemecia, miro con enojo a Kava, pero luego desvió su mirada del coleccionista,  se paró de la mesa — con su permiso, voy al bar, voy a buscar algún trabajo
La joven mercenaria, tomo de un perchero que estaba al lado de la puerta una gabardina color blanco invernal y se la puso
—Tienes hasta mañana en la tarde, para quedarte en este lugar, después te vas—La joven mercenaria, saco unas bolsas con cosas comestibles y luego abrió la puerta y miro a Alexa—Lo entiendes chiquilla
Alexa, afirmo con su cabeza, Ultimecia, sonrío y cerró la puerta
—Mmm, ya veo—Kava, sonrío y luego miro a una preocupada Alexa—Sabes, creo que a Ultimecia, le caes bien
La joven Alexa, estaba confundida por el comentario del coleccionista, de hecho, ella pensaba lo contrario, al ver la reacción de la mercenaria a la pregunta, Kava, se dio cuenta de la cara de confusión de la Verita, y explico
— Ulty, te sonrío cuando salió, además se contuvo cuando me grito y no te hecho en este momento, incluso te ayudo cuando te desmayaste—Kava, comento las razones y agrego—Tal vez,  Ulty, cambie de opinión, ella es del tipo de persona que nunca se decide por algo definitivo
Kava, observo los brazalete de la joven Verita
—Pero cambiando de tema —Kava, comento—Esos brazaletes, son algo raros, puedo verlos
—El problema, es que no puedo sacármelo—Alexa, le comento a Kava
—Solo estira el brazo—le comento  
Alexa, estiro el brazo con algo de nerviosismo,  Kava, saco de su bolsillo una lupa, y observo con ella los brazaletes
—Ya veo, ya veo, esto es interesante—Kava, estaba sorprendido al ver esos brazaletes  
—Disculpe, señor Kava, ¿Qué es interesante? —pregunto Alexa al coleccionista
—Chiquilla, solo hay cuatro de estos brazaletes, los cuatros pertenecen a las grandes mafias—Comento Kava que dejo tranquilo a los brazaletes— Heredaste algo interesante
—Espera, ¿sabes sobre este brazalete? —pregunto Alexa, sorprendida por lo que dijo Kava
Kava, se paró de la mesa y se afirmó en una pared al lado de una ventana y miro afuera de la casa
—Los coleccionistas, somos conocedores de los objetos, unos de los objetos más codiciados por nosotros, son los brazaletes de la mafia, son de la segunda guerra mundial y son armas que contienen magia y tecnología, son interesantes
— ¿Sabes, como usarla? —pregunto Alexa a Kava
Kava, negó con la cabeza y se sentó en la mesa  
—Pero conozco a alguien que sabe sobre esto—le contesto Kava y pregunto— ¿Si quieres vamos con esa persona?
—Claro—contesto Alexa, con alegría
Ultimecia, estaba caminando por las veredas de la ciudad, la ciudad en el día, no era muy peligrosa, aunque era preferible llevar algún objeto de defensa personal, en caso de que el ambiente sea no muy bueno, o que las mafias iniciaran una de las miles de batallas que tenía, que al final dejaba muertas a miles de personas inocentes muertas, las mayorías de las bajas civiles que no tenía nada que ver con las batallas de las mafias eran turistas distraídos, que caminaban por Neo Exel, pensando que esa ciudad era segura.
Ultimecia, se paró frente de una puerta algo vieja y roída, ella entro a la casa, al principio de la vivienda, era un gran jardín, que tenía a su alrededor  varias habitaciones, la mercenaria, toco un timbre y de la nada salieron miles de niños que se acercaron a la mercenaria, uno de los niños mayores se acercó a la joven Ultimecia y con una sonrisa la saludo  
—Buenos días—Saludo el chico a al mercenaria, con alegría
—Buenas Hugo, ¿Cómo has estado? —Saludo la joven Ultimecia, que se agallo y revolvió el pelo del Hugo, el cual parecía tener 11 años, tez blanca, cuerpo delgado, de ojos negros y pelo negro corto, estaba vestido con un pantalón negro, zapatillas rotas azules, una camisa verde sin manga y un gorro negro con una letra H grande escrito con rojo
—Ya basta, Ulty—le reclamo el joven de 11 años a la joven mercenaria y pregunto— ¿Ulty, tienes algo en esas bolsas?
—Sí, varias cosas para que ustedes coman—sonrío Ultimecia, que saco de las bolsas varias golosinas y comestibles, la joven dejo las bolsas y se paró— ¿Donde esta Casandra?
—Donde, siempre señorita—le contesto un niño de rostro alegre—En su cuarto
La mercenaria Ultimecia, agradeció la información y fue con una bolsa extra a la habitación de la niña Casandra
La joven Alexa, estaba junto con Kava, el cual estaba manejando un auto descapotable, alargado de color negro, ellos llegaron al frente de una biblioteca de color blanco, grande hecha de metal y madera, tenía un estilo colonial, la puerta estaba hecha de cobre y era gigantesca, estaba rodeada por un arco que decía “biblioteca de Neo Exel”
— ¿Una biblioteca?—pregunto sorprendida la joven Vertia
—Conosco0 al bibliotecario de esta biblioteca, él tiene muchos libro sobre temas místicos y esas cosas—Tal vez, tenga un libro sobre esos brazaletes  
   



Spoiler:



La biblioteca y la vidente

Kava y Alexa, estaban subiendo por la escalera que daba a la biblioteca, el joven de pelo afro, conversaba con la joven Verita
—veras chica, en este lugar se guarda el conocimiento que nadie busca, pero que se está gestionado y cuidado, para quien lo busque—el hombre del afro, termino de subir las escalera, pero de repente aparecieron 6 grandes cañones metálicos, tres por la derecha y tres por la izquierda, estos cañones de metal apuntaron a los visitantes y dispararon bolas de plasma tan rápido como una metralleta, Kava, dio un salto hacia atrás cayendo al lado de Alexa, tomando a la Verita y dando un salto hacia atrás para esquivar otra ronda de disparos
— ¿Por qué nos disparan? —pregunto una sorprendida y asustada Alexa
—Es típico de él—contesto Kava y sonrió—No lo culpe, el, trata de proteger el conocimiento
Kava, esquivo los disparos y llego frente a la puerta principal y bajo a Alexa
—Los disparos no llegan a este lugar—comento Kava y agrego—Ayúdame a empujar esta puerta
Alexa, afirmo con la cabeza y cada uno tomo un lado de la puerta, después de un gran esfuerzo por parte de ambos más por Alexa que no era muy fuerte, pudieron hacer que la puerta se abriese de par, la chica, observo que el interior de la biblioteca, el piso era de metal lustrado, las paredes de ladrillos y tenías frases de escritores, poetas y pensadores, en forma de grafitis, las ventanas eran grandes y triangulares, el techo era una gran cúpula hecho de metal medio oxidado, varias lámparas colgaban del techo alumbrado el sitio y una pila de estantes ordenados en forma de filas recorría el lugar, la puerta se cerró y las ventanas eran la única iluminación del lugar. Alexa y Kava, empezaron a caminar por esa biblioteca, pararon al escuchar que alguien caminaba atrás de ellos
—Otra vez tu Kava—comento una voz que hizo que Kava y Alexa, girase su cuerpo y observase al tipo que estaba atrás suyo era una persona de unos 28 años, de cuerpo alto y de estructura delgada, piel entre morena y blanca, ojos verdes oscuros, pelo castaño claro que le llegaba has el cuello, estaba vestido con un pantalón negro, unos zapatos negros, camisa blanca con tirantes una chaqueta americana larga de color negro, llevaba puesto unos lentes marcos cuadrado, portaba sobre su espalda un gran libro de cubierta color blanco
—Buenas, Ray Wissen—saludo Kava al sujeto con una sonrisa
—Nunca te acuerda de no usar la puerta principal, idiota—exclamo Ray, pegándole con un libro de un tomo de 1000 páginas a Kava—Maldito imbécil, me hiciste dañar un libro único con tu sangre
—he, he, Ray, típico saludo—Kava, tomo un pañuelo y se limpió la sangre de nariz, que le había salido producto del golpe
Ray, miro a la joven Alexa
—Vaya, vaya, no sabías que tenías una nueva conquista—comento Ray a Kava después de miro a Alexa
—He, yo no soy nada de este tipo—exclamo Alexa al darse cuenta de lo que se refería Ray
—Lamentable ella está en lo cierto—comento Kava
Ray, sonrío y se ajustó sus lentes
—Eso es bueno para ella—Comento Ray, sonriendo y luego se dirigió a la joven Alexa—Tenga cuidado con este tipo, es un roba cuna, ya ha robado la flor a muchas chicas menores que el
—He, porque estás hablando eso de mí—exclamo Kava y agrego—Me da mala reputación
—Estoy hablando de la verdad—le contesto Ray y luego miro a Alexa—Veo por tus ojos, necesitas saber algo
—Sí, necesito saber sobre esto—la joven Alexa, se arremango su camisa, mostrando a Ray los brazaletes
El bibliotecario, se ajustó sus lentes y miro el brazalete
—interesantes brazaletes, hay que buscar en la sección de magia y otras cosas —Ray, comento pensativo y agrego apuntando a unos estantes—bueno, es suerte que estamos al lado de la sección
Ray, se acercó a una pantalla trasparente que estaba afirmada con un pilar de metal oxidado, el computador, estaba al frente del comienzo de la estantería
—Hace unos siglos atrás, esto no sería posible—comento Ray, sonriendo y tocando la pantalla del computador —pero gracia a estos computadores, podemos optimizar los tiempos de las bibliotecas
Ray, observo varios números y letras que pasaba por la pantalla
—Aquí está la M.23, “Artefactos y armas de la magia” —comento el bibliotecario y apretó la pantalla—con comentarios de reconocidos expertos en estos temas
Los libros de estantes se empezaron a mover y una puerta secreta en el estante se abrió, Ray, se arremango su manga izquierda, la cual tenía un brazalete que sostenía un lector de códigos, Ray, saco el libro y lo paso por el lector
—Solo se puede usar en la biblioteca, tenga cuidado que es algo antiguo—Ray, le paso el libro a Alexa y agrego—La mesas para lectores están al otro lado de la biblioteca
Ray, apunto un lugar con mesa de metal y sillones rojos
—Muchas gracias—agradeció la joven Alexa que hizo una reverencia y luego miro a Kava—Vamos
Ambos, se encaminaron hacía una de las mesas, Alexa, puso el libro al frente suyo y lo hojeo, estaba todo en latín, pero aunque todo el libro estaba escrito en esa lengua casi muerta, la joven Alexa, podía leerlo con mucha facilidad, eso sorprendió al joven Kava
—Oye, oye, ¿sabes latín? —pregunto Kava a Alexa
—fue por obligación de Dante—contesto Alexa, que levanto la vista, miro al coleccionista y continuo—Dante, decía a mí y a mí hermanos, que debíamos aprender los idiomas y dialéctica del continente europeo, porque de ahí venía nuestra sangre
—Espera idiomas europeos—comento un sorprendido Kava y pregunto— ¿cuantos idiomas sabes?
—todo lo de Europa, incluyendo el ruso, el ucraniano y las lenguas pre expansión romas, como las lenguas celticas y la lengua de los godos
—Vaya, debe gustarte mucho hablar otras lenguas—comento Kava
—No realmente—Alexa, bajo la mirada y empezó a hojear el libro—Dante, nos obligaba a estudiar y mí me hacía estudiar más que a mis hermanos, pues yo vine con la familia mucho después, mis hermanos han estudiado desde pequeño, así que no era mucha exigencia para ellos, Dante, siempre me decía, “Debes estudiar día y noche, para aprendértelo todo, pues este es uno de los orgullosos talentos de la familia Verita”, odiaba mucho esos momentos en que me quedaba hasta tarde
Alexa, paro un momento y siguió hojeando
—interesante—comento Alexa y siguió con su acción hasta que paro en una página—La encontré
La joven Alexa, estuvo leyendo las páginas sobre los brazaletes
—Rayos, así que eso es—comento Alexa y luego exclamo —maldición, si tuviera un lápiz y algo para anotar la información
—Tomen, esto les ayudaran—La voz de la persona que le daba los utensilios que faltaba a la chica, era femenina
Alexa, tomo el lápiz y el cuadernillo que la recién llegada le ofrecía, cerró los ojos y con una sonrisa le agradeció a aquella extraña
—este gracias…—Alexa abrió los ojos y miro a la persona, era una chica que tenía su mismo porte, tal vez un poco más grande, alta y esbelta, tez blanca, ojos azules oscuros, era pelirroja, su cabello era largo y atada con dos moños, su cara era limpia y brillosa, tenía pecas en cada lado de su cara, vestía una falda roja que le llegaba hasta los tobillos, unas pantis blancas, zapatos negros, una camisa blanca, con una corbata de mariposa en su cuello, un chaleco verde que tenía la insignia de un colegio, unos lentes verdes y unos guantes blancos
—Caroline Bach Wissen—se presentó la recién llegada— Soy la prima del bibliotecario
—Buenas hermosa Carol —saludo Kava en forma picara
—Hola señor Kava—le respondió la joven Caroline con una sonrisa y sentándose en una silla al lado de la joven Alexa
Kava, cayó al piso cuando escucho la palabra señor, Alexa, sonrío
—O vamos no soy tan viejo—comento Kava con una sonrisa y rascándose la nuca miro Alexa — ¿cierto que no me veo viejo, Alexa?
—Omitiré comentario—comento Alexa en el idioma céltico, cosa que no entendió Kava
—espera, ¿qué dijiste Alexa? —comento Kava
Alexa, no contesto siguió estaba traspasando la información de la página al cuadernillo, Kava, suspiro de aburrimiento
— ¿he qué haces aquí? —Pregunto Kava a Caroline y comento—pensé que estaba en un colegio en el extranjero, Carol
—Veras, estoy de vacaciones—le contesto Caroline, sonriendo y luego miro a Alexa que estaba concentrada escribiendo—Oye, sabes traducir, de que colegio vienes
—Digamos, que soy autodidacta—Alexa, miro a Caroline y sonrío—pero me enseñaron profesores en casa
—Ya veo—comento Caroline y pregunto observando el libro que estaba viendo Alexa—¿Qué están haciendo?
—Tengo un aparato mágico y quiero saber cómo funciona—le contesto Alexa a Caroline
Ultimecia, toco la puerta de la habitación de Casandra, la puerta era la única de color, un color verde oscuro y el exterior de la habitación era la única coloreada del lugar
— ¿Quién es? —pregunto una voz femenina y juvenil
—Soy yo—le contesto Ultimecia
— Pasa, hermana—le contesto la voz femenina
Ultimecia, abrió la puerta y entro en la habitación, la habitación estaba pintada de color azul, un piso de madera, una ventana cuadrada que daba luz, un armario al frente de una cama de dos plazas, y encima de la cama se encontraba acostada y tapada, una joven de tez blanca, pelo negro largo que tapaba su frente, sus ojos estaba cerrados, su piel media pálida, sus orejas eran mediana y un pijama de color verde
— ¿Cómo estas, Casandra? — pregunto Ulty
—Estoy bien—le contesto Casandra—Ulty, he visto que te encontraste con una tal Alexa
—Sí, tu habilidades de videncia son muy buena—comento Ultimecia—Es muy buena chica, pero aun no me decido en dejarla quedarse en mi casa o no
—Es alguien de una aura inocente y hermosa, a pesar de una vida cerca de la muerte, es alguien agradable, pero tú debes de saber qué hacer, si tú le ayuda tal vez tenga problemas en el futuro, pero ella tiene una energía agradable, sería malo para ella que la dejase, no le veo mucho más tiempo en la calle y sobreviviendo, ya sabes la mafia y eso—comento Casandra
 

capitulo 4:

El brazalete del caballero oscuro/ El Nahual negro

—gracias por la recomendaciones, Casandra—Ultimecia, agradeció a la joven vidente
Casandra, sonrío toco las manos de la joven Ultimecia
—de nada, hermana—contesto Casandra con una sonrisa y agrego—pronto te vas a ir a buscar algún trabajo en el bar, así te daré más recomendaciones, mejor que cases a una persona buscada, una que valga mucho y mucho, en el mismo bar, te encontraras con uno de los nahuales negros, proveniente de la zona sur, uno que tú conoces, sería bueno charlar con él, te entregara unas balas experimentales, lo demás se desarrollara normalmente, hay varios camino que tomas, hermana, Casandra, ten cuidado con esa persona

Ultimecia, agradeció la recomendación de Casandra, se paró de su asiento y dio la media vuelta, abrió la puerta pero fue detenida por Casandra
—Ulty, no bebas mucho, acuérdate la última vez que tomaste hasta quedar borracha—Casandra, advirtió a Ultimecia
Ultimecia, dio la media vuelta y miro a Casandra y sonriendo contesto
—Me acuerdo que esa noche tuve la mala suerte de conocer a Kava, pero tranquila, ya no tomo mucho como antes—con una sonrisa le pregunto a la joven vidente — y ¿ desde cuándo tú me cuidas?
Casandra, sonrió y miro como la mercenaria se iba
—Ulty, eres como una hermana mayor para mí, por eso me preocupo por ti —pensó Casandra

La joven Alexa, estaba en el patio trasero de la biblioteca que el bibliotecólogo, Ray, le había facilitado para practicar con los guantes, el jardín tenía pasto, varias flores plantadas alrededor del lugar y en la parte norte del jardín grandes árboles que daban sombra, un camino de cerámica estaba construido en el medio del jardín y llegaba un cuadrado construido con tabla de madera, en la pared blanca que ocultaba el jardín se encontraba pintada por la parte interior un blanco
—Primo, ¿porque tienes un blanco en le jardín? —pregunto Carolina, la cual estaba sentada en un banco de madera
—A veces la uso para distraerme, es tan aburrido estar en una biblioteca con muy poco usuarios—Le contesto Ray
—Pero si los espantas con tus cañones—exclamo Kava, que estaba apoyado en una pared y luego miro a la joven Verita, la cual se encontraba paradas en las tablas, tenía sus manos sobre su pecho y tenía cerrado sus ojos
—Alexa, ha estado parada hay durante una hora, ¿qué está haciendo?— pregunto Caroline
—Concentrándose—contesto Kava—según veo, Alexa, leyó en el manual de esos brazaletes que para empezar a usarlo necesita estar por lo menos una hora al día en esa posición
— Me pregunto, si sirve ese brazalete—comento Caroline
— Eso vamos a verlo—contesto Kava y continuo—Hacía años he querido ver unos de esos brazaletes en funcionamiento
Casandra, toco la parte de abajo del cristal que se encontraba el brazalete izquierdo, abrió sus ojos elevo sus brazaletes, junto sus brazaletes
—Aqua—exclamo Casandra y tiro una especie de agua negra de su brazalete, la fuerza del agua hizo que la chica retrocediese un poco y exclamo con felicidad—funciono
—Eso es sorprendente—exclamaron Kava, Ray y Caroline
—Veo que es el brazalete del caballero oscuro—comento Kava, el cual se había recuperado de la sopresa que le el poder del bralzate
— ¿caballero oscuro? —pregunto la Alexa, que observo a Kava, con cara de duda por el comentario del coleccionista
—Verás, hace más o menos un milenio atrás, hubo cuatros grandes caballero con diferentes armaduras, el caballero de oro, el caballero plateado, el caballero de bronce, el caballero blanco y el caballero oscuro—contesto Kava y continuo hablando—esos cincos caballeros, cada uno de esas personalidades tenía un brazalete, y con esos objetos salvaron varias veces a Europa, después de su muerte, esos brazaletes fueron llevado por sus descendientes, el brazalete del caballero oscuro, fue llevada por familias italianas, pero la última vez que se vio este brazalete en forma oficial, fue por una familia italiana de apellido Medici, pero después que esta familia perdió su poder, ya no se tuvo registro de este objeto y desapareció
Alexa, pensó un poco y miro a Kava
—Ahora que me acuerdo los Veritas, vienen de Italia—comento Alexa
—Ya veo—comento Kava y miro a Alexa—veo que tu apellido es importantes

Un ventilador de hélices oxidadas, giraba en el techo del bar Malta, como siempre, en el lugar se atendía a todo tipo de persona que entraba al sito. Una de las meseras, era la nieta del dueño del bar, la joven, tenía unos 17 años de edad, su piel era blanca y tersa, su cabello era castaño claro, corto y le llegaba hasta la barbilla, cubriéndole las orejas y los hombros, su cuerpo era esbelto, sus mejillas y frente estaban cubiertas por placas de cobre, las cuales adquirió después de un accidente de niñez, tenía el ojo izquierdo cubierto con un parche negro, su vestimenta consistente en un pantalón negro, zapatilla blanca, una camisa de manga corta color verde que mostraba su brazo derecho que terminaba en una mano robótica y su brazo izquierdo, el cual era todo de metal, tenia puesto en su cabeza una pañoleta color rojo con una cruz griega blanca en medio y unos aros puesto en sus orejas, ella fumaba un cigarro. La joven mesera, servia el pedido en cada mesa del bar, mayormente era alguna clase de bebida alcohólica, otra era alguna comida grasosa o snack, o varias veces eran las tres cosas

—Este día es tan normal—pensó la joven mesera

La joven, observo que alguien ingresaba al bar, esa persona era un tipo que tenía puesto un chamanto negro, un sombrero grande del mismo color que el chamanto que tapaba la mitad de su cara, botas negras, guantes negros, su cara estaba cubierta con una pañoleta roja, de su cara solo mostraba su gran bigote, llevaba en dos cintas que recorría su cuerpo, las cuales traían varias granadas de metal, el tipo llevaba en su espalda dos escopetas

—Hace tiempo que no te veo, Villegas—comento la mesa
— ¿que tal estas, Colette? —pregunto el recién llegado
— Todo normal y como siempre—contesto la joven Colette—Espera si estas en la ciudad, es que tu país, ya se libero de su gobernante dictador
—Aun no—Villegas, se sentó en una mesa—Mi grupo de revolución, se separo por un tiempo, hasta que se reorganice y en ese momento volveremos atacar
—En todo caso, te sirvo lo de siempre—comento Colette, que se acerco a la mesa del recién llegado
—Me conoces bien, he Colette—Le contesto Villegas
—Tú junto con Ulty, son los mejores clientes que tiene el bar—comento la joven Colette
—Seguro, que hay más bebedores que nosotros—Comento Villegas y miro a Colette
—Pero ustedes son los únicos que dejan propinas, los otros se van a la mañana siguiente o sin pagar después de una pelea entre ellos, hay veces que esos tipejos se van con una de las meseras y no sabemos de ella hasta un año después, que viene con un bebe en sus manos o incluso no sabemos de ella hasta que descubrimos que se ha casado con el mismo tipo con que la ha secuestrado—contesto Colette con un aire de fastidio

—Entonces, es un milagro que tú estés todavía atendiendo—dijo Villegas a la mesera
—Es el bar de mi abuelo, donde crees que estaría yo, si no fuese por la ayuda y crianza de mi abuelo—Colette, sonrió y luego anoto algo en el cuadernillo que llevaba
—Bien, en un rato más te traigo la orden, Villegas—Comento Colette, que fue a buscar aquella orden
Unos minutos después de que la joven Colette, se había ido a buscar la orden, llego la joven Ultimecia al bar, cuando la chica, entro al lugar, observo a Villegas

—Hace tiempo que no te veía, Villegas—Saludo la joven Ultimecia al revolucionario
Villegas, saludo a la joven mercenaria, la cual se acerco a la mesa donde se encontraba el revolucionario y se sentó en la silla al frente del revolucionario

— ¿Qué tal estas, Ulty? —pregunto Villegas a la mercenaria
—Todo normal y bien—Le contesto Ulty

En ese momento llego Colette, con un plato grande de plástico color plateado, el cual tenía encima una botella de una bebida alcohólica y un vaso de vidrio

—Aquí esta el tequila— Colette, dejo la botella y el vaso y luego vio a Ulty
—Buenas, Ulty—Exclamo una feliz Colette—Te traigo lo de siempre
—No, solo un vaso de izarra, vengo a buscar algún trabajo—le contesto Ulty, con una sonrisa
—Claro—sonrió la joven mesera

Colette, estaba apunto de ir por la orden, cuando escucho que una botella se había caído y quebrado, la mesera observo que la causante de ese ruido era una botella de vino, que se había caído pues una de las meseras recién llegada, se había tropezado y había hecho que el vino se cayese, la nueva mesera, era de cuerpo delgado, tez morena, media lo mismo que la persona de su edad la cual era unos 15 años, sus ojos verdes oscuros, una frente amplia, su pelo era negro y largo, el cual estaba amarrado con una coleta, la joven estaba vestida con una camisa azul de manga larga, una chaqueta roja, una falda que le llegaba hasta las rodillas de color azul, zapatos negros y una medias blancas

—Ho, de nuevo esta chiquilla—la joven Colette, se tapo su cara y negó con la cabeza—Es la tercera vez que se le cae algo
La mesera, miro a Ulty
—Perdón, en un momento te traigo tu pedido. Debo solucionar este problema—se excuso la joven Colette, y fue hacía aquella chica
—Pobre Colette—comento Villegas y miro a Ultimecia—he, me gustaría que pruebes estas balas
Villegas, saco de sus bolsillos una bolsa con municiones
—La llamo “Revo-muerte” —comento Villegas—son unas balas poderosas, con estas tu big bang, seran muy poderosos
—Vaya, interesante—la joven mercenario tomo la bolsa y se la guardo
—Cuando las uses, me dicen que te pareció, son experimentales —dijo Villegas
Colette, llego con el pedido de Ultimecia, y puso la botella al frente de la joven mercenaria
—gracias, Colette—agradeció la mercenaria a la mesera
—De nada, es un placer—le contesto Colette



Última edición por Crow_Joker el Sáb Nov 09, 2013 8:01 pm, editado 3 veces

#2 Re: Neo Exel: Ciudad de lujos rojos el Lun Sep 02, 2013 8:05 pm

Crow_Joker

avatar
Se ha subido el segundo capitulo, espero que les guste

#3 Re: Neo Exel: Ciudad de lujos rojos el Jue Sep 12, 2013 4:20 am

Crow_Joker

avatar
se ha subido el tercer capitulo de esta historia, espero que sea de su agrado

#4 Re: Neo Exel: Ciudad de lujos rojos el Sáb Nov 09, 2013 8:02 pm

Crow_Joker

avatar
se ha subido el capitulo 4, perdón por la demora

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.