¡Bienvenido a Universo Maker!
¿Es esta la primera vez que visitas el foro? Si es así te recomendamos que te registres para tener completo acceso a todas las áreas y secciones del foro, así también podrás participar activamente en la comunidad. Si ya tienes una cuenta, conectate cuanto antes.
Iniciar Sesión Registrarme

No estás conectado. Conéctate o registrate

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo Mensaje [Página 1 de 1.]

#1 Lean y critiquen!! el Mar Feb 05, 2013 2:01 pm

rpgmanumaker

avatar
Bueno, ya terminé, lo que viene siendo la introducción de mi historia, o el primer capítulo. No tiene que ver mucho con la historia... sería como un capítulo aparte, pero que cuenta como el primer capítulo y no como un suceso aparte... No sé si me explico.
En este primer capítulo quiero dar a conocer por donde va la historia. No sera de fantasía, grandes peleas o increíbles aventuras. Intentaré tener esos conceptos dentro de la historia, pero sin usarlo muchos. La historia es más bien una comedia-romántica llena de momentos picantes y tristes.
Bueno, antes de postearla, quisieran que si llegan a leerla, digan que les pareció sinceramente. No se contengan en sus palabras. Si les pareció mala, buena o lo que sea, solo díganlo como quieran. También, por favor, si quieren, indiquen que parte le gustó más o menos, que creen que debería de cambiar, intentar mejorar, acortar, etc., lo que crean que pueda ayudarme.
La historia no tiene todavía un título fijo, pues no se me ocurre ninguno bueno. A ver si pueden ayudarme con eso también XD.
Spoiler:

Kazuyo, la historia.
Capítulo prólogo: La pasión de los amantes.
Una tenue y blanquecina luz, provocada por la luna, se reflejaba en el espejo del baño. La luz blanca de la luna se fundía, casi perfectamente, con la brillante y rojiza luz de unas pocas velas que había en la habitación. Bajo este mar de débiles luces, la blanca y tersa piel de una bella mujer parecía relucir con brillo propio.

La mujer que se adentraba lentamente en una gran bañera, de dos metros de largo y uno de ancho, dejó salir un leve suspiro, el cual era capaz de hacer temblar hasta el mismísimo cielo, con aquella erótica y deslumbrante escena. Una vez dentro del agua dejó su delicado cuerpo relajado e instintivamente su pelo, blanco como la nieve, flotando sobre el agua, parecía escharchar la cálida agua de la bañera. Su largo pelo se enrizó sobre su tendido cuerpo y cubría sus partes más intimas. Aquella escena, digna de ser contemplada por Dios, solo podía ser vista por la tan lejana luna. La cual parecía contemplar impotente a la mujer que le robaba el protagonismo en esa aquella noche.
-Ah, me haces tanta falta…
Dijo la mujer con una dulce y débil voz que apenas se pudo oír.
-Quisiera que estuvieras aquí…
Seguía diciendo frases parecidas sin terminar ninguna.
TOC, TOC (la puerta sonó)
-¡¿Quién es?!
Dijo un poco sobresaltada, pero no hubo respuesta
-¡¿Quién es?!
Volvió a preguntar con una voz firme, pero tampoco hubo respuesta
-¡Seas quién seas te ordeno responder ante tu reina!
La persona que tocaba la puerta no respondió simplemente la abrió lentamente.
-¿¡Quien eres!? ¿¡Cómo te atreves a abrir la puerta!?
Gritaba exaltada mientras la puerta era abierta.
Ella se cubría con una toalla que había a su lado mientras en su mano creaba una pequeña bola eléctrica, dispuesta a lanzársela a la persona que abría, pero cuando vio quien era, se sorprendió un poco, suspiró y relajó su cuerpo.
-¿Qué haces aquí? ¿Por qué no contestabas?
Decía con voz tranquila, pero algo enojada.
La persona que había entrado en la habitación, sin decir nada, cerró la puerta y se quitó la parte de arriba de su traje. Luego, acercándose lentamente a bañera y con una pequeña sonrisa en los labios pronunció algo que la dejó atónita.
-Solo quería verte. Me haces falta. Necesito de ti.
Con esas simples, pero pesadas palabras la blanca tez de la bella mujer se volvió del color de las llamas de la habitación. E inmediatamente se metió bajo el agua por la vergüenza
-¿¡Qué, qué…!?
Intentaba terminar la frase, pero no le era posible por su nerviosismo.
Sin decir nada más él se acercaba a la bañera mientras se desvestía lentamente. Ella se dio la vuelta y dijo
-¡Ya vale con la broma! Solo te la pasaré por hoy y porque eres tú, pero… ¡vete ya, antes de que me enfade!
Una gran sonrisa se dibujó en la cara del hombre que sin hacer caso a las amenazas y advertencias de aquella dama se desvistió por completo y entró al agua. Ella se dio la vuelta y lo miró con unos ojos asesinos al mismo tiempo que volvía a crear una pequeña bola eléctrica en sus manos. Sin retroceder ante aquella amenaza se siguió acercándose a ella. El rostro de la mujer que antes mostró una pequeña muesca de vergüenza ahora simplemente mostraba enojo. Apuntando con la bola hacia el hombre dijo con voz calmada
-Te lo digo por última, vez vete o sufrirás las consecuencias de tu atrevimiento.
No hizo caso de las amenazas y se siguió acercándose a ella. Cuando estaba a un par de centímetros agarró con fuerza la mano en la cual la chica sostenía su bola eléctrica y la acercó a su cuerpo. Instintivamente la muchacha suprimió su ataque y su mano toco el pecho del hombre. Haciendo que su cara volviera a encenderse.
-Idiota… qué crees que estás haciendo… Para ya o tendré que hacerte daño…
Ella dijo algunas frases de ese tipo en un tono calmado y entre cortando las frases. Sin embargo él hacía como si no la escuchara. Tras un rato acercó su mano a la cabeza de la mujer y la agarró fuertemente. Luego, acercó su cabeza a su hombro sintiendo el tacto de sus senos a través de la toalla. Lentamente se la quitó aunque ella se resistía. Luego, él la apretó fuerte contra sí mismo. Rodeó su cintura con su brazo y lentamente colocó su mano en su nalga, apretándola con fuerza. Ella suspiraba y dejaba salir de vez en cuando un gemido que lo estremecía.
-Quiero verte desnuda… Sal y déjame contemplarte.
-¿Qué dices… tonto? Tú ya estás cansado de verme sin ropa
En el momento que terminó de decir esto su cara que tenía un tono rojo claro se tornó de un rojo vivo.
-Um… puede ser, pero en ese entonces tú eras muy pequeña… Y no te veía como una mujer. Para mí solo eras una pequeña niña. Además, aunque sea así, y te haya visto muchas veces desnuda, has cambiado desde ese entonces. Y como tu esclavo personal, el que te ha cuidado, consentido y educado desde que eras casi un bebe, no me puedo perder ningún detalle de tu crecimiento.
Mientras acercaba sus labios a su cuello y con una voz muy provocativa ella le dijo.
-Entonces… ¿es solo por eso que quieres verme? ¿Solo porque soy como tu hija?
-No. No tengo esos pasatiempos. Ya deberías de saber por qué quiero verte.
-Puede, pero quiero que lo digas tú.
-Que caprichosa eres.
Él acercó su boca al oído de la mujer y lentamente mientras apretaba su cuerpo contra el suyo le dijo
-porque me enloqueces, porque solo te deseo a ti, porque cada parte de mi cuerpo se estremece al pensar en ti.
-¿De verdad? ¿No me mientes?
-¿Por qué lo haría?
-Para… aprovecharte de mí, para tenerme y luego desecharme…
Iba a seguir ablando, pero sus labios fueron silenciados por los de él.
Los dos se fundieron en un fuerte y pasional beso. Cualquiera que viera a esa pareja besándose podría darse cuenta de lo que sentía el uno por el otro… Él iba movido por la lujuria y pasión que sentía en ese momento, solo quería poseerla y hacerla suya. Ella, aunque parecía, a veces, resistirse emanaba un aura, un aura de una mujer enamorada hasta el punto de perder la cordura.
Tras unos minutos aquel apasionado beso llegó a su fin y con una exhausta voz la mujer dijo
-Y ahora… ¿ahora qué harás? Has cruzado la línea de lo permitido, toma la responsabilidad por ello o… o…
-Algún día… seguro algún día podremos estar juntos, pero ahora no. Lo siento, Lucía tengo que irme. Sé que lo he empezado, pero… si me quedo acabaré por volverme, más loco de lo que ya estoy.
Lucía miro con ojos tristes y melancólicos a su amado y le beso el cuello por unos segundos. Luego, con una voz apagada, triste y suave dijo.
-Está bien… Algún día los dos podremos estar juntos. Verdad, Kazuyo.
-Sí, te lo prometo. Ahora sal y déjame verte.
Ella asintió y salió de la bañera. Dejando que su amado contemplara su esbelto cuerpo. Después de deleitarse con aquella imagen Kazuyo salió del agua, se secó su cuerpo, besó por última vez a Lucía, se vistió y se fue. Ella se volvió a meter en el agua y solo dijo con una voz pícara e irónica.
-parece que me estabas escuchando… Cuando más te deseaba has acudido a mis deseas… Eres un aprovechado. Ésta me las vas a pagar, amor mío.
En la cara de Lucía se dibujo una gran sonrisa que más que de alegría parecía endemoniada y malintencionada.

#2 Re: Lean y critiquen!! el Miér Feb 06, 2013 12:24 am

Cuervoso

avatar
Vaya, llevaba tiempo sin leer una escena como esta. Quizás la última fue en Paciente Cero, aunque sólo en algunos capítulos. Pero tu relato no tiene nada que envidiarle. Bueno... Dah, vamos a la critica.

La historia me gustó, la narración logra centrar al lector tanto el las acciones como en los sentimientos que sienten los protagonistas. Aunque has cometido algunos errores en la narración que han destruido la atmósfera, al insertar detalles innecesarios, como por ejemplo en estas oraciones:
La mujer que se adentraba lentamente en una gran bañera, de dos metros de largo y uno de ancho, dejó salir un leve suspiro
¡Vamos! ¿Qué importancia tiene eso?, sólo acabaste con la solemnidad de la escena... Debes quitarlo si o si.
Seguía diciendo frases parecidas sin terminar ninguna
TOC, TOC (la puerta sonó)
En este caso estaba concentrado con los diálogos, pero al leer esto no pude evitar reírme xD. Podrías cambiarlo por: "Seguía lanzando al aire frases similares hasta que unos golpes en la puerta interrumpieron su lujuriosa serenidad", o algo parecido.

Otro detalles menores serían:
Su largo pelo se enrizó sobre su tendido cuerpo y cubría sus partes más íntimas.
Quizás podrías cambiarlo por: "Su largo pelo se erizó sobre su cuerpo; cubriendo sus partes más íntimas" o algo por el estilo xD.
-Idiota… qué crees que estás haciendo… Para ya o tendré que hacerte daño…
Faltan los signos de exclamación D:"!

Además, deberías mejorar tu ortografía, recuerda que, dependiendo del tiempo en el que conjugues el verbo, la tilde cambiará su posición, por lo que los correctores de los procesadores de texto no sirven demasiado.

Nada más que decir (por fin xD), me gustaría ver cómo avanza todo. En cuanto al título, comprendo tu problema al colocarlo; yo mismo me tardé un año en encontrar un buen título para mi juego xD. De toda formas, ahora mismo se me ocurre algo como "Bajo el celo de la Luna" o algo así, ahora no recuerdo la palabra que busco xD (cuando recuerdo la coloco con Edit).

Saludos.






Cuervoso! No te pases ¬_¬

#3 Re: Lean y critiquen!! el Miér Feb 06, 2013 4:06 pm

rpgmanumaker

avatar
¡Muchas gracias por los consejos!
Los tomaré en cuenta y luego cambiaré un poco la historia. También tengo pensado omitir algunos detalles innecesarios y alargar un poco más la conversación. Me dijeron que era muy largo para tan poco sustancia... y creo que tienen razón.
Pronto intentaré mejorar este cap. y volveré a subirlo.

Edit:
Capítulo prólogo: La pasión de los dos amantes.
Spoiler:
Una tenue luz, provocada por la luna, se reflejaba en el espejo del baño. La luz blanca de la luna se fundía, casi perfectamente, con la brillante y rojiza luz de unas pocas velas que había en la habitación. Bajo este mar de débiles luces, la blanca y tersa piel de una bella mujer parecía relucir con brillo propio.

La mujer que se adentraba lentamente en una gran bañera, dejó salir un leve y sensual suspiro, el cual era capaz de hacer temblar hasta el mismísimo cielo. Con aquella erótica y deslumbrante escena ningún hombre en sus cabales se podría haber resistido a vender su alma por poseerla. Una vez dentro del agua su delicado cuerpo y sus partes más intimas fue cubierto por su largo cabello, blanco como la nieve. Sus delicados cabellos, flotando sobre el agua, parecían escharchar la cálida y tranparente agua. Aquella escena, digna de ser contemplada por Dios, solo podía ser vista por la tan lejana luna. La cual parecía contemplar impotente a la mujer que le robaba el protagonismo en esa aquella noche.
-Ah, me haces tanta falta…
Dijo la mujer con una dulce y débil voz que apenas se pudo oír.
-Quisiera que estuvieras aquí…
Siguió diciendo algunas frases más de ese tipo hasta que tocaron la puerta y un poco extrañada preguntó.
-¡¿Quién es?!
Pero no hubo respuesta
-¡¿Quién es?!
Volvió a preguntar con una voz firme, pero tampoco hubo respuesta
-¡Seas quién seas te ordeno responder!
La persona que tocaba la puerta no respondió simplemente movió el pomo para entrar en la habitación.
-¿¡Quien eres!? ¿¡Cómo te atreves a abrir la puerta!?
Gritaba exaltada mientras la puerta era abierta.
Ella se cubría con una toalla que había a su lado mientras en su mano dispuesta a herir a aquella persona hizo aparecer una de fuego, pero cuando vio quien era, se sorprendió un poco, suspiró y relajó su cuerpo.
-¿Qué haces aquí? ¿Por qué no contestabas?
Decía con voz tranquila, pero algo enojada.
La persona que había entrado en la habitación, sin decir nada, cerró la puerta y se quitó la parte de arriba de su traje. Luego, acercándose lentamente a bañera y con una pequeña sonrisa en los labios pronunció algo que la dejó atónita.
-Solo quería verte. Me haces falta. ¿Puedo acompañarte en tu baño?
Con esas simples, pero pesadas palabras la blanca tez de la bella mujer se volvió del color de las llamas de la habitación. E inmediatamente retrocedió un poco algo confusa.
-¿¡Qué, qué…!?
Intentaba terminar la frase, pero no le era posible por su nerviosismo.
Sin decir nada más él se acercaba a la bañera mientras se desvestía lentamente. Ella se dio la vuelta y dijo
-¡Ya vale con la broma! Solo te la pasaré por hoy y porque eres tú, pero… ¡vete ya, antes de que me enfade!
Una gran sonrisa se dibujó en la cara del hombre que sin hacer caso a las amenazas y advertencias de aquella dama se desvistió por completo y entró al agua. Ella se dio la vuelta y lo miró con unos ojos asesinos al mismo tiempo que volvía a crear una pequeña bola eléctrica en sus manos. Sin retroceder ante aquella amenaza se siguió acercándose a ella. El rostro de la mujer que antes mostró una pequeña muesca de vergüenza ahora simplemente mostraba enojo. Apuntando con la bola hacia el hombre dijo con voz calmada
-Te lo digo por última, vez vete o sufrirás las consecuencias de tu atrevimiento.
No hizo caso de las amenazas y se siguió acercándose a ella. Cuando estaba a un par de centímetros agarró con fuerza la mano en la cual la chica sostenía su bola eléctrica y la acercó a su cuerpo. Instintivamente la muchacha suprimió su ataque y su mano toco el pecho del hombre. Haciendo que su cara volviera a encenderse.
-Idiota… ¡qué crees que estás haciendo…! ¡Para no quiero tener que hacerte daño!
Al ver que el hombre no desistía ante sus amenazas volvió a prender la palma de su mano con una pequeña bola de fuego en señal de advertencia. Sin temor, el hombre, acercó su mano a la de la mujer, y ella, instintivamente suprimió el fuego. Luego, acercó, con su otra mano, su cabeza a su hombro sintiendo el tacto de sus senos a través de la toalla. Lentamente se la quitó aunque ella se resistía vagamente. Él la apretó fuerte contra sí mismo. Rodeó su cintura con su brazo y lentamente colocó su mano en su nalga, apretándola con fuerza. Ella suspiraba y dejaba salir de vez en cuando un gemido que lo estremecía.
-Quiero verte desnuda… no te he visto aún…
-¡¿Qué dices… tonto?! Tú ya estás cansado de verme sin ropa
En el momento que terminó de decir eso su cara que tenía un tono rojo claro se tornó de un rojo vivo, al darse cuenta de la frase que había pronunciado.
-Um… puede ser, pero en ese entonces tú eras muy pequeña… Y no te veo como lo hago ahora. Para mí solo eras una pequeña niña. Además, aunque sea así, y te haya visto muchas veces desnuda, has cambiado desde ese entonces. Y como tu esclavo personal, el que te ha cuidado, consentido y educado desde que eras casi un bebe, no me puedo perder ningún detalle de tu crecimiento.
Mientras acercaba sus labios a su cuello y con una voz muy provocativa ella le dijo.
-Entonces… ¿es solo por eso que quieres verme? ¿Solo porque soy algo parecido a tu hija?
-No. No tengo esos pasatiempos. Ya deberías de saber por qué quiero verte.
-Puede, pero quiero que lo digas tú.
-Que caprichosa eres.
Él acercó su boca al oído de la mujer y lentamente mientras apretaba su cuerpo contra el suyo le dijo
-porque me enloqueces, porque eres la única que ocupa mis pensamientos, porque mi corazón palpita frenético ante tu belleza.
-¿De verdad? ¿No me mientes?
-¿Por qué lo haría?
-Para… aprovecharte de mí, para tenerme y luego dejarme…
Iba a seguir ablando, pero sus labios fueron silenciados por los de él.
Los dos se fundieron en un apasionado beso. Cualquiera que viera a esa pareja en ese momento podría darse cuenta de lo que sentía el uno por el otro… Él iba movido por la lujuria y pasión que sentía, solo quería hacerla suya. Ella, aunque parecía, a veces, resistirse emanaba un aura, un aura de una mujer enamorada hasta el punto de perder la cordura.
Tras unos minutos el apasionado beso llegó a su fin y con una exhausta voz la mujer dijo
-Y ahora… ¿ahora qué harás? Has cruzado la línea de lo permitido, toma la responsabilidad por ello o… o…
-Algún día… seguro algún día podremos estar juntos, pero ahora no. Lo siento, Lucía tengo que irme. Sé que lo he empezado, pero… si me quedo acabaré por volverme, más loco de lo que ya estoy.
Lucía miro con ojos tristes y melancólicos a su amado y le beso el cuello por unos segundos. Luego, con una voz apagada, triste y suave dijo.
-Está bien… Algún día los dos podremos estar juntos. Verdad, Kazuyo.
-Sí, te lo prometo. Ahora sal y déjame verte.
Ella asintió y salió de la bañera. Dejando que su amado contemplara su esbelto cuerpo. Después de deleitarse con aquella imagen Kazuyo salió del agua, se secó su cuerpo, besó por última vez a Lucía, se vistió y se fue. Ella se volvió a meter en el agua y solo dijo con una voz pícara e irónica.
-parece que me estabas escuchando… Cuando más te deseaba has acudido a mis deseas… Eres un aprovechado. Ésta me las vas a pagar, amor mío.
En la cara de Lucía se dibujo una gran sonrisa que más que de alegría parecía endemoniada y malintencionada.
Bueno, siguiendo los consejos de dark he cambiado un poco la historia... que les parece ahora?

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.