¡Bienvenido a Universo Maker!
¿Es esta la primera vez que visitas el foro? Si es así te recomendamos que te registres para tener completo acceso a todas las áreas y secciones del foro, así también podrás participar activamente en la comunidad. Si ya tienes una cuenta, conectate cuanto antes.
Iniciar Sesión Registrarme

No estás conectado. Conéctate o registrate

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo Mensaje [Página 1 de 1.]

#1 Candle Cove el Jue Ene 26, 2012 11:11 pm

.Cocodrilo

avatar
Este es un proyecto de guión que desarrollé (Completo) en papel hace tiempo, y estos en particular son fragmentos de la versión en limpio para la Internet, lo acabo de encontrar en una web y aquí lo reposteo, en base a mis deseos y energía seguiré adaptándola y colocandola :3

Se trata del concepto para Cinco juegos (Si xDDDD) basados en el genero del terror psicológico con escenarios tipo plataformero (La influencia del buen Kululu), que repasados (Muy por encima) van así.

En Paladín, que es el primer tomo, un niño desaparece y un policia lo busca en la estación de tv donde se graba el show de tv. Las escenas survival son las del policia, las de aventura son las del chico, atrapado en el show. Al final el policia muere y el niño consigue escapar.

En Ceniza, adultos que vieron el programa como niños empiezan a tener pesadillas, pues el barón (El gran villano de cuatro de los cinco tomos) implantó "Semillas" en sus cabezas durante la última transmisión del show, durante la cual Eric estaba en el estudio. Esto con el fin de "Volver a la vida" en la medida que los niños empiecen a recordar. Se trata de un survival más activo, con el lado aventura mezclado, pues al ser la mayoría de los escenarios en "Sueños", la física no es tan importante.

Vengador es la continuación inmediata de Paladín, que da paso al final autentico de la triada en Ceniza. Aquí Eric, tras haber incendiado el estudio y mantenido en pie sólo por el inmenso sentimiento de rencor que lo lleva hacia el barón, pone fin a su existencia consciente en una batalla mucho más surreal.

Decadas después de los hechos de los tres primeros tomos, videos del programa original se han filtrado por la internet, causando una segunda oleada, denominada la infección Hazmerreír. Ahora piratas del bando contrario amenazan a un mundo controlado enteramente por la red y un friki que ha leído demasiadas historias decide investir la armadura del paladín en Dragón. Internándose más en una trama tipo Juego de sombras, Dragón tiene un caracter y tono diferente al resto de los tomos, más parecido a un cuento de espías o a un Metal Gear.

Con amor desde el infierno retoma el concepto original del terror psicológico de la saga y vuelve a una línea de tiempo paralela a la trama de Eric y Jacob, para narrar la historia de los niños que fueron internados en una guardia psiquiatrica debido al barón, sólo para encontrar que la guardia misma la controla él.

(Un sexto tomo fue añadido mientras transcribía los demás. Sed pacientes conmigo, soy creativo :3)

Las acciones del barón causaron enormes estragos en la población de Ironton, más allá de lo calculable. Es esto lo que lleva a Jacob y a su alterego Corsario, a tomar el papel de algún tipo de operativo comando gracias a su condición de superviviente, en la única misión de atar los cabos que quedaron tras el ladrón de pieles.

Candle Cove, Prólogo

Durante la decada de los 70, en Ironton, Ohio, una televisora local transmitió un programa de marionetas con ambientación pirata, Candle Cove. Janice, una pequeña niña timida y reservada un día conoce a un grupo de piratas (Las marionetas), la valiente tripulación del S.S. Hazmerreír, para vivir aventuras con ellos y vencer sus miedos. Fue un exito inmediato entre todos los niños pequeños, que se sentaban atentamente a mirar el show de inicio a fin.

Las marionetas eran levemente perturbadoras en su diseño y sus voces, pero a los pequeños parecía no molestarles en absoluto. Se transmitieron nueve episodios semanales en vivo, hasta la siniestra noche del 4 de septiembre de 1972, en que el estudio de grabación completo se encendió en llamas.

Emily Grissom, la hija de seis años del reportero nativo de Ironton, Albert Grissom, era una fanatica de hueso colorado del programa. Era la luz de los ojos de su padre, y cuando el show salió del aire esta le martirizó para averiguar porqué lo habían cancelado. Decidió dar una única mirada al informe policial. Sería rápido, y podría inventarle cualquier cosa a su pequeña. "Provocado"

¿Provocado? ¿Quién podría querer quemar el sitio de montaje de un programa de marionetas? Gracias a su contacto, Albert pudo echar ojo a otros archivos policiales relacionados con el show de marionetas, un grueso conjunto de extrañas denuncias. Sus ojos volaban sobre las hojas de máquina mientras escribía en un pequeño bloc de notas con la agilidad de que era capaz.

Agosto, 16. Orson, Charles. Episodio nervioso durante la transmisión del programa CANDLE COVE. Internado en el sanotorio General Irwin Mcdowell, sin mejoría al día 28 de agosto.
Agosto, 19. O´greene, Anna. Realizó dos profundos cortes en su brazo izquierdo con una navaja. Dijo haber sido ordenada a hacerlo por la capitana Hazmerreír. Murió en la sala de urgencias, a las 21:37.
Agosto, 20. Lopez, Eileen. Colapso nervioso con desvarios, repitiendo "El barón del abismo viene" continuamente. Internada en el sanatorio General Irwin Mcdowell, sin mejoría al día 28 de agosto.
Agosto, 20. Lopez, Guillermo. Se prendió fuego a sí mismo a las 02:47AM. Murió por quemaduras de tercer grado a las 06:07AM, susurrando que no pudieron atraparle.
Agosto, 24. Delacroix, Alexander. Perdida de conciencia durante la transmisión del programa CANDLE COVE. Estado catatónico. Sin mejoría al día 28 de agosto.
Agosto, 25. Martin, Julian. Saltó de la azotea de su casa. Dijo haber sido ordenado a ello por la capitana Hazmerreír. Murió en la sala de urgencias, el 29 de agosto a las 12:01AM.
Agosto, 27. Degaulle, Marie. Sus padres la oyeron gritar en medio de la madrugada. No estaba allí. No ha sido encontrada al día 28 de agosto.
Septiembre, 1. Armstrong, Francis. Desapareció en medio de la noche, dejando un mensaje en el muro de su habitación. "Socorro."
Septiembre, 3. Stwart, John. Perdida de conciencia durante la transmisión del programa CANDLE COVE. Estado catatónico.

¿Como era posible? Todo aquello, eran denuncias reales, con testigos reales y copias certificadas. ¿Como es que no se detuvo la grabación del show? ¿Por que...? Intentó olvidarlo. Había numeros de teléfono en las hojas de denuncia, pero cada persona resultaba más hermética que la anterior. Ya en casa, comió un poco, para luego quedarse dormido en el sofá. Su pequeña Emily miraba la tv y jugaba con muñecas a algunos metros de el, y así se fueron poco a poco las horas. Fue entonces cuando todo volvió a su cabeza. Las palabras, las fechas, las horas, y se percató de terribles consecuencias fácticas.

Papá,.... Papá.... ¡Mira papá! Era Emily, hablandole, a una pulgada del rostro, se desperezó preguntando que ocurría. Ella sonrrió y le dijo están dando Candle Cove de nuevo papá... Es un capitulo nuevo. La pantalla sólo mostraba la estatica, y nada más que la estatica. Creyó que era la imaginación de su hija. No... Emily es una pequeña niña muy seria... Instintivamente, miró la hora en su reloj de mano, las 11:00pm. Se frotó el rostro, espantando el sueño, cuando el sueño se hizo recordar, y Albert Grissom saltó como una bestia sobre el televisor, apagandolo en el acto. 11:01PM.

Creía haberlo evitado, pero esa noche hizo dormir a Emily con él, y las siguientes también. Candle Cove siguió "Transmitiendose" de esta manera, sin hora fija, con niños mirando televisores sin señal de ninguna clase. Los padres se alarmaban un poco, o lo dejaban estar, sin mayores escandalos. Ya no volvieron a ocurrir extraños accidentes como aquellos anteriores, y una buena noche hasta los niños dejaron de ver el programa.

Paladín, o Paladín, sálvame del Barón
Spoiler:
Durante la cadena de denuncias no escuchadas por la policia, un niño comenzó a tener pesadillas con el ladrón de pieles (The Skin-taker). Era un joven vivaz y creativo, llamado Jacob Adams. Lo habló con su padre, quien no dio ninguna importancia al asunto. Las pesadillas siguieron y siguieron sucediendose, y Jacob una tarde abordó a un policia en medio de la calle. El policia, Eric Marshall, famoso en cuartel por hacer trucos de cartas y monedas a los niños, era un aficionado a las sonrisas.

Tampoco le dio seriedad al asunto de las pesadillas, pero le tomó declaración. Día con día pasaba por casa del niño, y pacientemente esperaba a que describiera sus pesadillas, e incluso dibujara aquello que lograba recordar. Se veía francamente ridículo sentado a la diminuta mesita, agitando freneticamente el lapiz contra su bloc de notas y asintiendo de las extrañas cosas que le relataban, a veces con dudas de si todo aquello podía nacer de la imaginación de un niño.

Los verdaderos monstruos, están en las calles. Hacen daño a los niños, hacen daño a los hombres. ¿O no?

Fue la tarde del 23 de agosto cuando Eric se encontró con una casa desolada, Jacob había desaparecido en mitad de la noche. El padre estaba en principio furioso contra él, sospechando, pero cedió ante el analisis lógico de la situación, las puertas y ventanas estaban perfectamente intactas. Algo más, había efectuado el crimen. Quebró a llorar y luego le dejó pasar a revisar la habitación. Todo en orden, pensó. Intencional posiblemente. Era un niño bastante inteligente, y el desastre podría haber alejado a los policias en los que tanto confiaba de la verdadera pista. Verdadera pista...

Un grabador, de esos que usan los niños, tirado en el centro de la habitación. ¿Anormal? Mucho. Golpeó en la nariz del ratón, y lo que oyó no fue la fantasía de un niño, como tampoco fue un monstruo cualquiera. La atmósfera era lenta y pesada alrededor, y un corto escalofrio se apoderó de él. Creció lentamente, como un susurro, primero sin palabras, y luego la voz del pequeño Jacob. "No estoy dormido esta vez, no lo estoy..." Sucedió otro silencio, giró la perilla de la puerta, para luego ocurrir otro susurro leve. "Paladín, o Paladín, sálvame del barón."

El padre estaba sentado a la mesa con un botellón de brandy en la manaza. Estaba perdido, no denunciaría, y no lo hizo. Eric estaba asqueado de si mismo, había visto a tantos morir, algunos tan cercanos, pero ahora se sentía avergonzado de su propia humanidad. Deshecho, vomitó almenos dos veces antes de llegar a casa. Ni siquiera se molestó en llamar al cuartel, estaba demasiado... Enfermo de si mismo. Estuvo a punto de coger la botella el mismo, estuvo increiblemente cerca. Miró el techo, una manera tenía que haber de resolver aquello.

Alguna forma... Los sueños, ¡Los sueños!

Tenía una redonda mesa de contrachapado en el centro del piso, en la cual desparramó los dibujos y las hojas de los testimonios de Jacob. Las unió con clips, esta se había convertido en una investigación seria.

Cogió el teléfono, y decidió hacer valer una de sus influencias. Había pocas mujeres en los departamentos de policia, y de haber sabido lo que iba a ocurrir, habría aun menos. Un sólo ring, y la dulce Alicia, única cuidante del armamento en la estación de policia de Ironton salió por la puerta con cajas tras cajas de hierro llenas a reventar con balas y armas de distinto tamaño, esto podía ponerse feo con amplia seguridad.

_No estás en tus cabales -Dijo ella al abrirle la puerta de la camioneta, con un gesto de alarma-
_Lo sé, -Le replicó Eric- es un bonito coche este, pero un poco rudo para una chica con gafas de pasta, ¿No crees?
_No me cambies el tema, ¿Eh? Es de mi padre, y se cabrearía de saber... ¿Exactamente que crees que vas a encontrar?
_Así está la cosa. Ese programa no es normal. Algo está mal, muy mal... En el psiquiatrico pronto tendrán una guardia entera para pacientes de Candle Cove, entre los catatónicos y los que deliran. -Tomó una larga calada del cigarro, para luego volver a sacar el antebrazo por la ventanilla- A esto sumaremos los niños que han desaparecido, y los que se han matado. Hay algo muy anormal en ese lugar, y yo... Sólo aspiro recuperar a mi chico.

Se formó un silencio largo, hasta que Alicia se atrevió a romperlo, con un leve susurro, No sabía que tuvieses un hijo... Más un reproche que cualquier otra cosa, y él le había escuchado, pero no respondió. Se formó otro silencio, que de nuevo ella se atrevió a romper.

_¿Cómo es que quieres que me implique en esta locura?
_Voy a entrar. Si todo está bien y yo sólo estoy cometiendo una locura, yo me quedaré a esperar el alba y mi castigo. Tu te piras y no pasa nada. Pero, si tengo razón, voy a necesitar bastante apoyo.

Dio otra calada tranquila a su cigarro fulgural, esperando la natural negativa. No llegó. Soy estéril, no puedo tener hijos Fue lo único que Eric añadió finalmente. Ahora Alicia agradecía hondamente el silencio entre ellos. La noche estaba fría y nublada, ni una sola estrella en el cielo. las ruedas rugían suavemente contra el pavimento, cuando ahora un Eric preocupado, más por el bienestar de Jacob que por la posibilidad de equivocarse, sacaba la cara por la ventanilla, buscando el frescor de la noche. No podía pensar en aquello sin sentir nauseas nuevamente, y era lo único que no necesitaba, flacura, debilidad.

El camión frenó en la fachada del estudio en que se grababa el programa, un edificio de varios pisos, extrañamente alto para algo como esto, pero suyo al fin. Tres de sus caras estaban bordeadas por edificios similarmente altos, que exprimían al tope la capacidad en términos de altura del terreno. Eric bajó, y él y su linterna se encontraron con un interior apagados, y una puerta de cristal abierta. ¿Abierta?¿Que...? Dio un paso delante, internandose en la sombra. Sería excelso peligroso encender su linterna, delataría su posición y sus capacidades.

Avanzó tranquilamente, y sus ojos distinguieron un pequeño vestibulo. Tras el, en una silla de cuero, con una pequeña gorra, caricatura de la de policia, un vigilante nocturno. Muy normal, y aun así no, por alguna razón. El vigilante tenía el rostro levemente ladeado, y permanecía tan silencioso, en la oscuridad.... ¿Un apagón? Podrían haber perdido la energía, y como todo buen vigía, en la oscuridad éste se había dormido. Pero eso sólo habría sido más terrible, porque él necesitaba un punto desde el cual empezar a buscar, y esta locura, era su único indicio de cualquier cosa.

Hoooola pequeño. Estas no son horas de visita, vuelve luego, cuando tus amigos puedan atenderte... Maulló el guardia de seguridad finalmente, de pronto, pero completamente sin entusiasmo, y con el rostro aun ladeado. Aparentaba más el ser un muñeco que una persona.

_Disculpe, -Comenzó a decir Eric. Completamente alerta, pero conservando la calma hasta donde era posible. Fue todo lo que alcanzó a decir, pues apenas escucharle el guardia subió la vista, hasta encontrarse con sus ojos. La postura de la cabeza, y la mirada ausente en si misma, seguía sin ser en absoluto normal.-
_Hola, señor oficial... -El tono y el timbre de voz eran totalmente distintos, casi tétricos- Voy a tener que ver su, placcca...

Se había trabado en la palabra, y ahora caminaba lentamente hacia Eric. No estaba totalmente derecho, y este se resistió de hacer alguna locura. Dio un paso atrás gentilmente, en dirección a la puerta, y a la luz de la luna. Fue entonces que lo vio. Los pies del guardia apenas rozaban el suelo con las puntas. Este se movía de alguna forma flotando, con la cabeza ladeada. Levantó ambas manos, esgrimiendo una 9milimetros con ambas manos, mientras su boca, con movimientos irregulares, susurraba, [i]Oficial, oficial... Muestreme su placcca... Sentía los ojos del guardia clavados en él, y Eric actuó casi por reflejo.

Se movió hacia un lado, y la mira de la pistola le siguió con un extraño y brusco movimiento, pero ya estaba demasiado cerca. Le golpeó en la cabeza con la pesada linterna de acero, una, dos, tres veces. El vigilante se echó atrás, su cuerpo resistiendo el caer horizontalmente. Eric siguió golpeando, con tal furia que ahora su cabeza latía también, hasta finalmente derribar al hombre. Tirado, yaciendo en el suelo, la luz de la luna lo dejó ver con claridad, tan innatural era. Tenía la quijada cortada y segmentada, como una marioneta.

Eric hizo señas con su linterna al exterior, morse con la luz. El, infierno, es, hoy.

Spoiler:
Eric dio un paso en el interior del edificio, sombrío y lleno de aire estancado, a lo lejos podía sentir el aroma de la carne podrida. Llevaba la pesada linterna de acero, ahora un poco abollada en el borde, colgando de su mano, apagada. Avanzaba en silencio, primero en un salón cuadrado con algunas sillas y un escritorio, luego en un estrecho pasillo. Todas las paredes eran de yeso, finas y frágiles, hasta apenas unos centímetros del techo.

A medida que la adrenalina del enfrentamiento de la entrada fue pasando, el policia fuese relajando, hasta incluso caminar algo más relajadamente, ahora cerca de atravesar el pasillo.

La rejilla metálica que hacía puerta a un anticuado ascensor se cerró ruidosamente, en la cabina Alicia contenía intensas ganas de vomitar, varias cajas de herramientas selladas con cinta gris apiladas junto a sus pies. Se tambaleaba un poco en el trayecto, y las cuerdas de metal rugían al ir bajando los pesos a los lados de la pieza, mientras ella revivía la salvaje golpiza al vigilante, mientras el sudor hacía resbalar las gafas de pasta negra sobre el tabique nasal.

Risas.... Risas a lo lejos.... El sonido de las olas contra la playa....

Aturdido, Jacob abrió los ojos lentamente, hizo amago de levantarse sólo para caer sobre sus adormecidos brazos. Le zumbaban un poco las orejas, y durante extraños segundos se balanceó intentando no caer de nuevo sobre su rostro. Estaba en una pequeña habitación con el empapelado gastado y mohoso, con macetas regadas por el suelo, y para cuando logró ponerse en la planta de sus pies, sus ojos se vieron atrapados por el reflejo de una pala jardinera bastante larga, clavada bocabajo en una de las macetas.

Tomó el mango de la pala entre sus dedos, sin saber muy bien que hacer con ella. Tal como supuso, el tenerla entre sus dedos le causaba una sensación de seguridad, y con aquel sentimiento intacto abrió la puerta del pequeño cuarto, para encontrarse en el espacio trasero de una enorme casa de campo. Le recordaba levemente a la casa de una abuela lejana, aunque los colores del todo estaban más... Apagados, moribundos.

Una tonada muy triste, de citara y guitarra estaba atrapada en su cabeza, mientras plantaba pasos mareados en la hierba, rumbo a la puerta de atrás de la casa, sosteniendo con una mano el mango de la pala y la otra el acero de la misma.

El interior de la casa era enteramente diferente a la de la abuela Paula, y sin embargo, Jacob tenía aquella curiosa sensación, esa, era,... La casa de su abuela, aunque no lo fuera. Con el ceño un poco fruncido andaba en el interior, intentando conciliar su memoria con lo que ahora sabía verdad siendo mentira, cuando repentinamente oyó pasos pesados, las suelas se frotaban contra el suelo con el lento caminar, y el niño sintió un intenso temor, pánico. Intentó resistirlo por la curiosidad de averiguar quien era, más tras unos segundos, el impulso de correr pudo más.

Dio zancadas hacia arriba en la escalera del segundo piso, para correr dentro de un pequeño cuarto de huéspedes con cama para uno. Azotó la puerta tras de sí, para luego poner la cabeza contra la madera, con el corazón en la garganta. Los pasos se hicieron más fuertes, se acercaban.

Se detuvieron frente a la puerta, y aun con la madera de por medio, Jacob se sintió observado, directo a los ojos. Dio un paso atrás, justo antes de que eso comenzara a golpear la puerta como intentando derribarla, cada vez con una mayor furia. Jacob se giró hacia la cama, y lanzó la pala de jardinería con fuerza bajo ella, y al no escuchar el golpe contra el muro, sin dudarlo se metió bajo la cama, para que de pronto el sonido desapareciera por completo.

Tras el pasillo se abría otro cuarto rectangular como el primero, con cuatro puertas que dividían el espacio tras el yeso. Eric miró a los lados confundido, de pronto notaba el problema de lo que había en todo lo que había hecho hasta ahora, no poseía la menor idea de como seguir avanzando a partir de este punto.

En el pasillo, uno de los muro de yeso se quebró tras de él, para que un hombre alto y rechoncho, con la quijada cortada y un hacha de rescatista, de filo rojo y mango enorme apareciera por la abertura. Un instante después intentó echar a correr en dirección al policia, sólo para tropezar y caer en manos y pies, con un gruñido seco y luego un golpe furioso al muro con el filo del hacha. Instintivamente, Eric se había hecho atrás y había sacado su arma reglamentaria de 9milimetros, y tras sopesar la idea de escapar, abrió fuego justo en la frente del vigilante nocturno.

No fue suficiente, se levantó, y arrastrando el hacha dio un paso torpe adelante, un pie aparentaba haberse roto, e insensible a esto, el guardia pisaba sobre el tobillo, con el pie entero como un lastre incómodo. Una segunda percución en la frente junto a la primera, un tercer disparo en el pecho, una cuarta en la pierna sana y luego una quinta en el rostro, con la cual cayó inmóvil, apenas un metro lejos del pelirrojo. Por un par de segundos se agitó, pero luego se rehizo el silencio en el estudio.



Última edición por .Cocodrilo el Dom Feb 26, 2012 5:51 am, editado 4 veces

#2 Re: Candle Cove el Vie Ene 27, 2012 6:23 am

Cuervoso

avatar
Acabo de terminar de leer todo, en completa oscuridad por la noche (eso causo que tuviese una atmósfera concorde a la lectura xD.

Que puedo decir, desde hace tiempo sabía que eras un buen guionista, ya que tuve la oportunidad de leer tus primeros trabajos hace ya mucho tiempo. Y veo todavía ese toque tuyo en tus textos.

Además de gozar de una completa originalidad, historia tiene esa atmosfera Psicótica, de misterio y maldad de todo buena historia o juego de terror, por lo menos a mi me causó esa sensación de suspenso de que en cualquier momento algo malo ocurrirá.

Otro detalle positivo del texto es la buena redacción y la caracterización de los escenarios y de las acciones que suceden en el transcurso de la historia. También la buena puntuación y la cantidad nula de faltas ortográficas.

Eso es todo, un buen trabajo, espero ver la continuación pronto (vamos, agarra ese cuaderno y pásalo al PC xD).

Saludos!










Cuervoso! No te pases ¬_¬

#3 Re: Candle Cove el Mar Ene 31, 2012 7:16 am

Kululu

avatar
La historia, la trama, el argumento, el contexto, el entorno e incluso la idea de la jugabilidad me parece brutal. Y eso que no soy muy amigo yo de los juegos de Horror...

El argumento en sí me parece extraordinario, algo poco visto en el desarrollo de RPGs y francamente bien planeado. Y sé que si algo falló a la hora de crear este juego, más que la historia, fue la falta de recursos y de un buen GD.

Personalmente, me encantaría probar un juego con este argumento.

Salut!



     

¡Visita mis galerías de Tumblr y DeviantArt!

#4 Re: Candle Cove el Jue Feb 16, 2012 11:38 pm

.Cocodrilo

avatar
Hey, ¡Hola! Me había lastimado la pierna, y el café me queda a veinte minutos caminando de casa y blah, blah, blah... Es por eso que nohabía añadido más. Aquí está el segundo cap, voy ya transcribiendo el tercero.

#5 Re: Candle Cove el Vie Feb 17, 2012 12:11 am

Kululu

avatar
¡Está genial! La parte de la historia de Jacob, en la que es perseguido por el misterioso ser realmente transmite la angustia del muchacho, mientras que la parte del policía tiene claros tintes de Survival.

¡Ya tengo ganas de ver el capítulo 3!



     

¡Visita mis galerías de Tumblr y DeviantArt!

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.