¡Bienvenido a Universo Maker!
¿Es esta la primera vez que visitas el foro? Si es así te recomendamos que te registres para tener completo acceso a todas las áreas y secciones del foro, así también podrás participar activamente en la comunidad. Si ya tienes una cuenta, conectate cuanto antes.
Iniciar Sesión Registrarme

No estás conectado. Conéctate o registrate

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo Mensaje [Página 1 de 1.]

#1 The Secret of Visdom. el Dom Ene 08, 2012 5:33 am

~thekiller

avatar
¡Hola todos! Pues edito esto para mostrarles la re edicion de la historia =D

Titulo: The Secret of Visdom
Genero: Fantasía, Épica, Mitológico, Acción
Capítulos: 04/??
Sinopsis: Batallas y muerte son dos palabras que se relacionan perfectamente con la guerra, algo que mueve corazones de ciudades enteras por un bien común. Pero había una raza conocida como Mimirska los amos de la sabiduría, los cuales nunca entendieron esta actitud en los demás seres que habitaban este mundo, por lo cual ellos nunca se involucraron en la guerra.
Pero en tiempos como los de ahora nadie se podía mantener realmente al margen de algo así, los avariciosos Humanus buscaban un poder con el cual poder ganar la guerra y no solo eso, sino controlar todo el mundo.
Ese poder existía y era conocido por los Mimirska pero a la vez era un poder que solo ellos podían manejar, la inclusión de los Humanus en la búsqueda de este poder cambiaba todo el flujo de la guerra y quizá termine con el orden natural de este mundo como se conoce.

Capítulo 1: El Fin de Edda
Spoiler:

"¿Qué es este lugar?" pensaba aquel joven de pelo café y ojos azules con una mirada confusa mientras caminaba por un lugar al que nunca había ido, un lugar que se veía tan irreal que el dudó que fuese real y la verdad no lo era, todo eso era un sueño pero... "¿Qué clase de sueño era ese? ¿Por qué se sentía tan real?" se cuestiono mientras seguía examinando el lugar.

Vio como desde las raíces de un árbol gigante que tenía por cielo caía agua como si de una cascada se tratase llegando a formar un pequeño lago a las lejanías de él, se acerco lentamente a este y al tratar de asomarse percibió un fuerte olor a humo en el ambiente, un olor que lo intoxico y lo hizo despertar.
-¿Pero qué es esto? -grito mientras veía su habitación cubierta de humo.

El se levanto de la cama alarmado topándose con la sorpresa que aquella nube de humo era más densa de lo que se veía, una nube que cubría la casa y una serie de llamas por doquier. Al estar de pie en ese lugar rápidamente comenzó a toser por el mismo humo así que salió corriendo de su habitación, afuera no era muy diferente y de igual manera todo estaba en llamas, bajo corriendo buscando a su madre para encontrarse con la sorpresa que estaba desmayada en la estancia así que rápidamente corrió hacia ella, pero fue muy tarde, unas vigas de madera cayeron consumidas por el fuego haciéndola desaparecer entre las llamas, el dio un amplio grito de dolor, la persona que le dio la vida estaba muriendo frente a sus ojos y el no podía hacer nada para evitarlo, se vio de un momento a otro rodeado por las llamas dejándolo sin lugar a donde correr.
Afuera de la casa se escuchaba un gran disturbio con mucha gente gritando y se dio cuenta que estaban bajo ataque. Para el ya estaba todo perdido así que resignado se quedo parado sin hacer nada, rodeado de llamas y asfixiándose por el calor sin poder mover ni un musculo, pero por una fuerza divina o quizá solo por suerte se salvo, se abrió el suelo de madera justo debajo de sus pies haciéndolo caer en una caverna que estaba debajo del pueblo, una caverna que parecía nadie había visitado en mucho tiempo.

Edda era el pueblo donde habitaban los Mimirska, no tenía más de 300 habitantes y era un pueblo pacifista a lo largo de los años los sabios se habían encargados de firmar tratados de paz con las demás naciones y aunque está ubicada en el territorio de la nación de Babilonia, tenía un gobierno independiente. Viéndolo de esa manera era imposible que alguien los atacara o eso fue lo que todos pensaban, pero lamentablemente se equivocaron. Los demás pudieron ver de cerca quien había sido el culpable pero él no tenía idea de quién podía ser ya que se encontraba ahí, en esa caverna oscura.

Al caer a la caverna el golpe lo aturdió pero no lo dejo inconsciente y en unos minutos pudo seguir caminando, siguió andando en la completa oscuridad hasta que de repente escucho como la caverna comenzaba a crujir, el reconocía ese sonido, era el sonido de una caverna a punto de derrumbarse, así que ayudado de sus instintos comenzó a correr a donde supuso que estaba la salida.

Así se acerco cada vez más al exterior pudiendo divisar la luz al final del túnel, mientras la caverna se derrumbaba a sus espaldas el dio un fuerte brinco para salir, logro escapar pero el golpe conjunto con el cansancio...

-me hicieron caer exhausto, en ese momento creo... fue cuando tú me encontraste. -dijo él mientras estaba acostado en la cama de una pequeña habitación.

Aquel lugar tenía un ambiente agradable y de una ventana que estaba ubicada a la cabecera de la cama entraba una tenue luz rojiza que anunciaba la puesta del sol, al lado de él en un pequeño banco se encontraba una joven hermosa de un poco más de veinte años con un pelo largo castaño y ojos color miel.
-Lo lamento por tu pueblo aun así lo importante es que tu estas aquí vivo. -lo consoló la joven y prosiguió. -Ahora dime ¿Cuál es tu nombre? -pregunto.
-Gracias.... Mi nombre es Asderel. -respondió el mientras rompía en llanto.
Se dio cuenta que aquel pueblo donde nació y creció estaba destruido, que nunca volvería a ver a sus amigos, a su madre y posiblemente tampoco a su padre, todo eso le hizo desmoronarse.
-Mucho gusto Asderel, mi nombre es Selene. -interrumpió sus sollozos con una amplia sonrisa que le animo. -Te recomiendo descansar, mañana hablaremos con más calma.
-Gracias otra vez.

Aquella joven de nombre Selene salió tranquilamente de su habitación y así el volvió a conciliar el sueño. El realmente estaba agotado físicamente, pero aun mas mentalmente. No sabía que había pasado con su padre, ni quiénes fueron los malnacidos que atacaron Edda, ni tampoco la razón de eso, aunque bien puede ser que no hubiera ninguna razón detrás de ello. También se pregunto por los sabios del pueblo. Tantas preguntas sin respuesta y pensó "Lo único que yo estoy haciendo es descansar como si nada hubiera pasado".
Pasaron las horas y al día siguiente Asderel despertó agitado viendo que ella lo miraba con curiosidad, en su cara se notaba una gran amabilidad y tranquilidad.
-¿Pesadillas? -pregunto ella con un tono de preocupación en su voz.
-Parece que sí. -respondió mientras se comenzó a sentar en la cama.
-Parece que te encuentras mejor. -el asintió. -Te conseguí un poco de ropa ya que la que traías estaba arruinada, le pertenecía a mi padre pero yo creo que si te queda. Bueno te la dejo en la silla. -se levanto de la silla y coloco la ropa que traía consigo en ese lugar que había desocupado. -Te espero afuera en lo que te arreglas para hablar con calma. -dijo ella mientras salía de la habitación.

Asderel se limpio y cambio de ropa para así estar más presentable, después de hacer esto salió de la habitación y ahí estaba Selene, ella le señalo que salieran afuera de la casa y él le obedeció. Mientras recorrían la casa la pudo examinar, era una casa humilde de madera pero en muy buen estado y con un ambiente hogareño. Al salir el se dio cuenta que estaban a las afueras de la ciudad a no más de dos kilometro de distancia.

-Mi madre y yo vivimos cerca de tu pueblo, pero ahora que quedo destruido no podremos estar más aquí. Hemos pensado que tendremos que ir a Austros ¿Deseas venir con nosotras? -pregunto ella.
-Me gustaría ir primero a mi pueblo a investigar.
-Pero... -hizo una pausa. -No creo que sea buena idea, posiblemente los que atacaron tu pueblo siguen ahí.
-¡No me interesa, quiero verlo con mis propios ojos! -grito y ambos se quedaron en silencio. -Perdón no fue mi intención gritar así, pero...
-Te entiendo. -lo interrumpió. -¿Sabes usar algún tipo de arma? Si no mal entiendo tu pueblo era pacifista. -le pregunto ella a Asderel.
-Pero aun así apreciamos el conocimiento y saber algún tipo de arte de pelea también es conocimiento, así que se usar un poco la espada, mi padre... -hizo una pausa. -me enseño.
-Si lo sé, los Mimirska son unos benditos genios. -dijo ella riendo con un toque de envidia en su voz.
-Perfecto, si vamos a ir a tu pueblo necesitamos estar listos para cualquier cosa. Nosotras tenemos una espada vieja que puedes ocupar, no es muy buena pero de algo servirá. Déjame buscarla y enlistarme para poder ir a visitar tu pueblo. -dijo ella tranquila.
-Me parece bien...

Asderel seguía con la mirada vaga, sin poderse sacar de su cabeza la imagen de su madre antes de morir ni de su padre que posiblemente también ya esté muerto.

Selene por su parte entro a la casa y después de unos minutos salió, trayendo una espada vieja y un poco oxidada con ella, pero de igual manera también estaba cargando un arco en su otra mano y un Quiver amarrado a su espalda con un poco mas de 10 flechas y en su cinturón traía ahora unos cuchillos pequeños.
-Toma...
Selene le dio la espada a Asderel, el cual la mira con curiosidad agarrándola inmediatamente con habilidad. También le dio curiosidad la apariencia de ella y pensó que era una hábil cazadora, sin darse cuenta recordó que la había visto un par de veces en el pueblo para vender los animales que había cazado.
-Estamos listos. -dijo ella. -Sígueme, yo te guiare.
El sin pronunciar ninguna palabra fue atrás de ella, durante el camino decidieron que lo mejor era desviarse y no seguir el sendero, terminaron adentrándose en un pequeño bosque que rodeaba la ciudad. La gracia con la que ella andaba mientras cargaba su arco le hizo a Asderel fortalecer su teoría de su habilidad en la caza.
-Estamos cerca, hay que guardar más cautela.
Ambos se agazaparon detrás de unos arbustos y ahí estaba, lo que quedaba de su pueblo natal hecho cenizas y en lo cual lo único que se veía intacto era aquella construcción de piedra donde los sabios solían reunirse.
-Parece que no hay nadie.
Después de haber dicho eso, el se levanto para acercarse más a su pueblo, pero sintió como Selene tiraba de sus ropas lo cual lo hizo perder el equilibrio hacia atrás, el iba a gritar pero ella le tapo la boca con una mano.
-Guarda silencio... -le dijo susurrando y el asintió con la cabeza.
En ese momento se vio como a no más de diez metros lejos de ellos estaba unos soldados con una armadura sencilla, con grandes escudos y lanzas, estaban caminando arrastrando unos cadáveres de antiguos habitantes de Edda.
-Son soldados de Babilonia. -susurro ella. -Lo más seguro es que ellos atacaran tu pueblo, vámonos de aquí.
Ambos se levantaron sigilosamente y regresaron por el bosque, en el camino Asderel se preguntaba porque razón Babilonia atacaría Edda si no tenían ningún recurso valioso y pudo recordar como hace no más de un mes, unos embajadores babilonios tuvieron una reunión con los sabios, reunión de la cual los embajadores no salieron muy contentos.

Regresaron a la casa de Selene y volvieron a platicar.
-Entonces... ¿Vendrás con nosotras? -volvió a preguntar ella.
-Creo que sería mi mejor opción. -respondió aun pensativo.
-Austros nos dará refugio si contamos nuestra historia, ya que indirectamente fuimos involucrados en la guerra.
-Parece ser...

La plática siguió con otras cosas de las que no es muy importante recordar, se planeo que salieran el día siguiente por la mañana rumbo a Austros.
Llego el día siguiente y Asderel salió de la casa para encontrarse con Selene y por primera vez con la madre de ella de nombre Ariadna, una señora de un poco más de cuarenta años pero que se notaba con una condición increíble, ambas de apellido Clarum. Traía una pequeña carreta jalada de por un caballo, con una sabana protegiendo los bienes.
-Bien, primero nos dirigiremos a Naunet un pequeño pueblo que esta al sur para abastecernos de recursos e igualmente a descansar. -dijo ella mientras se subía al caballo. -Ustedes dos irán a pie. -aclaró.
Y así comenzaron su camino, mientras salían del lugar Asderel volvió a recordar su antiguo hogar y como en ese momento no se había convertido en otra cosa más que cenizas, la nostalgia y tristeza lo invadió pero al darse cuenta que estando así no podía hacer nada decidió ser fuerte para así vengar la destrucción de su pueblo.

------------------------------------------------------------------------------
¿Encontraran mas contratiempos en su viaje?
¿Por que razón Babilonia abra atacado Edda?


Capitulo 2: Sobreviviente
Spoiler:

Anduvieron por casi dos días usando senderos y caminos no muy conocidos, descansando y comiendo en tiempos debidos, el clima de la época era favorable dando suficientes horas de luz natural, en otra época del año posiblemente hubieran tardado más en llegar a su destino.

Así llegaron al pueblo pesquero conocido como Naunet el cual estaba ubicado a las orillas del mar en el golfo de Eastre, el único golfo de ese continente por lo que ambos tienen el mismo nombre.
El pueblo era pequeño y tranquilo, su principal actividad era la pesca y el comercio debido a que las costas de ese lugar tenían una gran abundancia de peces.

La estancia en el pueblo fue pequeña, empezó buscando un lugar en el cual comer, a pesar de estar en un pueblo donde abunda la comida relacionada con el mar, terminaron comiendo carne de res por petición de Selene.
A lo largo del camino pensaron si restaurarían la espada que ahora le pertenecía a Asderel, pero al llegar al pueblo llegaron a la conclusión de que lo mejor sería comprar una nueva debido a que la restauración podría tardar varios días y no podían quedarse mucho tiempo ahí. Con esa idea en la cabeza fueron con un herrero el cual les vendió una espada que tenía guardada, esta era de una calidad aceptable pero el herrero les recomendó que en cuanto pudieran mandaran a hacer una a la medida de Asderel.
De igual manera compraron ropa extra para Asderel ya que solo contaba con un cambio de ropa y que de entrada le quedaba grande, mientras este esperaba a la costurera para que hiciera arreglos extra a la ropa que habían adquirido, Selene y Ariadna por su parte fueron a comprar víveres y provisiones para el viaje.
Por último fueron a una posada donde rentaron dos cuartos, en el primero se quedo Asderel y en el segundo Selene en compañía de su madre.
-Buenas noches. -se despidió Asderel antes de entrar a su cuarto.

La noche era pacifica y tranquila pero a pesar de eso Asderel no podía descansar, seguía recordando aquel trágico día y estaba vagando en ideas de lo que podría hacer, realmente no se le ocurría nada en ese momento, no sabía a dónde ir y solo se estaba dejando llevar, si no se había desmoronado en ese momento era por la fortaleza mental que le enseñaron a tener en su pueblo, pero si las cosas seguían así no iba a tardar mucho en derrumbarse.
¿Por qué llorar hijo mío?
Escucho una voz familiar en su mente y se dio cuenta que estaba sumergiéndose en sus recuerdos.
-No, llores...
Un señor de aproximadamente 40 años pero que mostraba una vitalidad sin igual estaba consolando a un pequeño niño de no más de 10 años, este era una versión infantil de Asderel.
-Mira hijo, no importa lo que suceda, debes ser fuerte y seguir adelante. Las personas caen un número incontable de veces en sus vidas, pero lo importante es levantarse en cada caída como alguien más fuerte.
El señor abraza fuertemente a Asderel y este llora en sus hombros.
-¿Está bien, hijo mío?
-Gra
cias... -susurro Asderel.
Estando en la cama de esa vieja y hogareña posada se derrumbo y comenzó a sollozar, en ese ataque de tristeza y melancolía se quedo dormido.

-Joven, ya es hora de levantarse. Tenemos que aprovechar la mayor luz que sea posible. -dijo la voz de Ariadna sacándolo de sus sueños.
Era muy temprano apenas habían dado las 7 de la mañana pero el sol se comenzaba a asomar un poco por la ventana de la habitación, el cual hizo a Asderel despertarse sobándose los ojos.
-Gracias, en un momento las alcanzo. -dijo el aun somnoliento.
Y así fue, rápidamente se vistió con la ropa que compraron el día anterior, en ese momento al recordar el día que Selene le llevo esa ropa diciendo que era de su padre, se pregunto: "¿Qué habrá sido del padre de Selene?" decidió no tomarle mucha importancia y preguntarles luego.

Las alcanzo en la salida de la posada y salieron de la ciudad, al llegar al sendero que les llevaría a su siguiente destino pudieron observar a un grupo de soldados babilonios entrando a Naunet, guardaron la calma, ya que a cambio de Edda, Naunet estaba unida bajo la bandera de Babilonia lo que hace que no sea raro ver presencia militar ahí, aun así salieron apresuradamente de la ciudad.
-¿Qué hacían soldados babilonios aquí? -pregunto Asderel a Selene.
-Posiblemente vengan por tributo o por posibles nuevos reclutas para su ejército. -contesto ella.

Su siguiente destino era la frontera entre la nación de Babilonia y Hesperides, hace casi 100 años esta ultima logro su independencia en una salvaje guerra que fue terminada con un tratado dejando libre paso entre ambas naciones, aun así Babilonia había construido una muralla en esa frontera, nunca se habían presentado problemas para dejar el paso de ciudadanos entre ambas naciones y esperan que eso siga siendo así a pesar de la situación actual.
Siguieron por el sendero que les dirigiría a ese lugar pero cuál fue su sorpresa al ver a un pequeño niño sucio y agitado que estaba saliendo del bosque cercano con una real cara de temor y horror, Ariadna pudo notar que los estaban siguiendo, no sabía porque razón lo seguían, pero aun así lo ayudo, le hizo una señal con la mano, el niño se acerco corriendo y Ariadna lo escondió en la carreta debajo de las sabanas que ocultaban los víveres. Menos de un minuto después salieron un par de soldados babilonios del bosque y se acercaron al grupo.
-¡Oigan, ustedes! ¿No han visto a un niño andando por aquí? -pregunto uno de ellos.
-Lo sentimos, no hemos visto a ningún niño, quizá fue al pueblo. -respondió Ariadna tranquilamente.
-¿De dónde vienen ustedes? -pregunto el otro de ellos.
Asderel apretó fuertemente su espada, recordó la escena que vio en su pueblo y quería tomar venganza, pero Selene le tomo del brazo y le tranquilizo, sabía que no sería nada prudente hacer algo así.
-Solamente somos viajeros ambulantes que van de pueblo en pueblo.
-Me parece bien, mas les vale que no nos estén engañando. -advirtieron mientras iban camino al pueblo.
-Gracias por la advertencia. -repuso Selene.

Comenzaron a andar otra vez y Ariadna advirtió al niño que no hiciera ningún ruido hasta que estuvieran en un lugar seguro a lo cual el solo asintió con la cabeza. Caminaron por varias horas por el sendero y después se salieron de el escondiéndose entre unos árboles que formaban una pequeña agrupación, pero lejana a ser un bosque.

-Estamos a salvo, puedes salir. -dijo Ariadna al niño.
El niño salió de la carreta y miro a todos con curiosidad y un poco de miedo. Al verlo detenidamente se dieron cuenta que media aproximadamente un metro con sesenta, tenía un hermoso pelo plateado y ojos negros, se vestía con una gabardina corta ya un poco desgarrada y sucia, posiblemente sea por el escape.
-No te preocupes, no te haremos nada. -dijo ella y le dio un pan al niño. -Debes de estar hambriento, toma.
-Gracias... -contesto el niño en voz baja.
Selene y Asderel querían preguntarle la razón de que lo estuvieran siguiendo de esa manera a pesar de ser solo un niño, pero consideraron que sería más prudente no tratar el tema por el momento.
-Me llamo Selene. -comenzó a hablar la joven. -El se llama Asderel y ella es mi madre, su nombre es Ariadna. Y tu pequeño, ¿Cuál es tu nombre?
-Me llamo Sein... -dijo él mientras se alimentaba.
Este comía muy rápido parecía que no había probado bocado en varios días.
-Mucho gusto. -dijeron los tres en coro.
-Aquí tenemos más comida. -le mostro un plato donde había una cantidad considerable de comida. -Con confianza. -dijo Ariadna mientras sonreía.
Guardaron silencio mientras el niño terminaba de comer, pero en un momento grito Asderel de felicidad, un grito que sorprendió a todos.
-¡Eres el pequeño Sein! Con razón te me hiciste conocido desde que te vi.
-¿Quién eres tú?
-Bien, era obvio que no me recordarías ya que nunca entablamos conversación, pero ¿Eres el hijo de Rye, no? -el niño asintió con la cabeza. -El era muy buen amigo de mi familia.
Asderel le abrazo con particular alegría y el niño devolvió el abrazo, ambos se sentían bien de encontrar otro sobreviviente, ya que eso abre posibilidades de que haya mas como alguno de sus padres.
Siguieron hablando mientras descansaban, Sein proyectaba madurez a pesar de su corta de edad "Se ve que Rye lo educo perfectamente bien" pensó Asderel. Rye era el doctor del pueblo, hacia pociones sin igual y se corría el rumor de que su hijo estaba aprendiendo todo eso de él y que era un verdadero genio, aun para el nivel intelectual de los Mimirska. "Posiblemente nos podría ayudar en aspectos médicos por si alguno se enferma" pensó.
Después de descansar un rato continuaron con su viaje regresando al sendero, por consejo de Ariadna, Sein se volvió a ocultar en la carreta en donde se pudo dormir un rato.

------------------------------------------------------------------------------
¿Por qué tenian cautivo a Sein?
¿Existiran mas sobreviviente en el pueblo?


Capitulo 3: Desvió
Spoiler:

Siguieron su camino hacia la frontera con Hesperides, a lo largo del sendero no vieron ningún pueblo ya que esa zona no es muy agradable para establecerse debido a los profundos bosques y a la gran cantidad de predadores que viven en ellos.

Esa misma noche decidieron acampar en el bosque, armaron unas tiendas de campaña sencillas en donde poder descansar, ya habían encendido la fogata para poder calentar su comida.
-¿Segura que es buena idea acampar aquí? -pregunto Selene a su madre.
Selene ya había escuchado rumores de que en ese bosque hay una gran cantidad de lobos y otros peligros.
-No tenemos mejor opción. -contesto ella mientras terminaba de montar una tienda de acampar. -Tendremos que montar guardia.
-Yo me quedare a montar guardia. -interrumpió Asderel. -Ustedes descansen.
-¿Seguro? -pregunto Selene. -No creo que tengas experiencia con lobos.
-Realmente no, pero me las arreglare. Ustedes deben de descansar.
-Selene, dejemos que Asderel se encargue de esto. -dijo Ariadna.
Selene asintió con la cabeza y entro a una tienda de acampar, habían montado dos una para que se quedara Selene con su madre y otra para Sein y Asderel. Debido a que Asderel montara guardia, Selene se quedo sola en una tienda y Ariadna se quedo con Sein.

Cayó la noche, que era más oscura de lo normal. Asderel dejo la fogata prendida porque el clima dentro del bosque era gélido.
-Es aburrido montar guardia, pero es necesario que esté atento.
A pesar de que él estaba atento al ambiente no se dio cuenta del ruido de animales acercándose de una manera sigilosa, era una pequeña manada de lobos que habían sido atraídos por el olor de la comida de esa noche. Asderel sintió tarde el movimiento, lo hizo ya una vez que uno de los lobos había saltado hacia él para atacarlo, pero este reacciono rápido y logro golpear al lobo haciéndolo caer.
-¡Lobos! -grito Asderel.
Un lobo le había saltado por la espalda y este por centímetros pudo esquivarlo, salieron varios lobos mas dando un total de 5 que tenían rodeado a Asderel, permanecieron sin moverse por unos segundos, que la presa había sentido como minutos, cuando otro lobo hizo un movimiento embistiéndolo.
Asderel uso su espada y logro cortar al lobo en el torso dejándolo moribundo, otro lobo siguió el movimiento y se aventó sobre él, no tenía tiempo de moverse debido a que apenas estaba recuperando el equilibrio así que se preparo para recibir al lobo, cosa que no fue necesaria ya que una flecha atravesó el cráneo de este. Otras dos flecha salieron de la oscuridad, una dándole en el torso a un lobo y otra en una pata.
-¿Estás bien? -pregunto Selene desde la oscuridad.

Los lobos emprendieron la retirada dejando a sus dos compañeros caídos en el lugar.
-Gracias. -le dijo Asderel a la arquera.
-No hay de que, si no fuera por mí ya habrías muerto. -respondió riendo.
-Y dos veces. -correspondió la broma.
-Creo que me quedare contigo, no estaré a gusto metiéndome a mi tienda sabiendo que pueden regresar en cualquier momento. -dijo ella mientras se sentaba al lado de la fogata.
-Gracias... -dijo Asderel.
Este último se sentó del otro lado de la fogata, ambos guardaron silencio por un rato, no saben realmente cuanto tiempo fue, pudieron haber sido minutos u horas.
-Oye...
-¿Qué sucede? -pregunto Selene.
-¿Tu visitabas mi pueblo con frecuencia?
-Si, solía ir cada semana. Tu pueblo era un lugar bonito y las personas de ahí eran muy agradables, por eso al escuchar tanto ajetreo ese día realmente me alarme.
-Entonces si eras tú quien luego veía. Varios conocidos decían que eras una cazadora sin igual.
-Gracias... -comenzó a sonreír.
Asderel pudo divisar como a la luz de la fogata un par de lagrimas brotaron de los ojos de ella mientras sonreía, entendió que la destrucción de Edda le lastimo a ella tanto como a él y eso también lo hizo derramar un par de lagrimas.

La noche oscura termino y el sol comenzó a salir dejando ver los primeros rayos que entraban al bosque a través de los arboles.
-Buenos días. -dijo Ariadna y ambos se lo correspondieron.
Eran las 8 de la mañana y ella ya había despertado a Sein para comenzar a recoger las tiendas de acampar, una hora después ya estaban de vuelta en el camino.

Llegaron a la frontera al atardecer de ese día, y se toparon con la sorpresa que no hay el movimiento que suele haber ya que también es una frecuentada ruta comercial, al acercarse más se sorprendieron al ver que la puerta de la muralla estaba cerrada y un par de soldados estaban custodiándola.
-Lo sentimos no podemos dejar pasar a nadie, en este momento las murallas están cerradas. -dijo uno de ellos.
-Pero ¿Cómo que está cerrada? No se supone que el tratado con Hesperides permite el paso a cualquiera a su territorio. -dijo Selene enojada.
-Lo sentimos, ordenes son ordenes. Tendrán que regresar por donde vinieron.
-Pero... -dijo Asderel mientras los retaba con la mirada.
-Gracias oficiales, regresaremos. -dijo Ariadna con un aire tranquilo. -Vamos.
No tuvieron tiempo de decir nada mas antes de que Ariadna se diera la media vuelta con la carreta, viendo obligados a ambos a ir detrás de ella.
-Pero ¿Qué haremos entonces? -cuestiono Selene y Asderel apoyo la pregunta.
-Hay otra ruta. -dijo ella con un aire de sabiduría. -Tendremos que ir a Nerea, ahí podremos tomar un barco hacia la ciudad de Hapy. Los barcos son manejados por comerciantes y no por el gobierno, así que por el precio correcto no tendremos problemas.
Ambos asintieron sin agradarles mucho la idea, tomaron la ruta al norte pasando por otra parte del bosque en el que habían estado, al salir de este vieron un pequeño pueblo y decidieron entrar a él para descansar como es debido.

El pueblo era conocido como Empor y su principal actividad es el comercio terrestre, usaban la frontera para comerciar vienes entre Hesperides y Babilonia, pero ahora que esta se encuentra cerrada el pueblo Empor está en decadencia ya que su actividades se redujeron totalmente.
Esto último lo habían escuchado del dueño de la posada donde se estaba hospedando, en esta oportunidad rentaron dos habitación, Sein se quedo con Asderel y Selene se quedo con su madre.
-Que lastima lo que le sucedió a este pueblo. -le dijo Sein a Asderel.
-Son consecuencia de esta maldita guerra, por eso tenemos que salir de esta nación en cuanto antes. -respondió Asderel.
-Me alegro de que estemos con vida.
-Yo también...
Sein se quedo dormido pero Asderel por su parte se puso a pensar en eso ultimo, realmente no estaba alegre de estar con vida ya que todo su pueblo estaba destruido. "¿Por qué yo estoy con vida? ¿Por qué no pudo ser mi padre? -pensó mientras quedaba rendido ante el sueño. -El sabría que hacer mejor y no sería como yo que no se qué hacer en este momento".
Llego el día siguiente y el grupo siguió con su viaje dejando a ese pueblo en decadencia atrás, tomaron el sendero que los llevaría al norte por la orilla del rio Rhin para así llegar a Nerea, a lo largo de este trayecto se encontrarían con un par de pueblos en los que podrían abastecerse y descansar.

Después de casi dos días de camino y estando cerca del primero de estos de nombre Venet, Sein detuvo a Asderel, para decirle algo que considero importante.
-Oye Asderel.
-¿Qué sucede, pequeño Sein?
-No me digas pequeño... -dijo él con la cabeza gacha.
-Vale, ¿Eso era todo? -respondió el sonriendo.
-No... -dudo por un segundo si decirlo o no. -sabes... cuando estaba con esos soldados de los que me ayudaron a escapar, mencionaron varias veces la palabra Fuente de la Sabiduría. ¿No sabes a que se puedan referir?
"Creo que alguna vez en mi infancia mientras espiaba a los sabios en sus reuniones pude oír una palabra así, pero nunca averigüe de qué se trataba y ahora me arrepiento" pensó este.
-Realmente no... Puede que sea importante, cuando lleguemos a Austros nos tomaremos el tiempo de investigarlo. ¿Te parece?
-Me parece bien. -dijo Sein animado y se volvió a esconder en la carreta.

------------------------------------------------------------------------------
¿Que es la fuente de la sabiduría?
¿Selene tendra una historia mas importante con Edda?


Capitulo 4: El pueblo a la orilla del mar
Spoiler:

Habían pasado ya dos días desde que habían dejado Empor, Venet había quedado atrás hace mucho tiempo y hace apenas un par de horas acababan de pasar por otro pueblo llamado Riger que se encuentra en la desembocadura del rio Rhin en el mar, ya estaban cerca de Nerea.
Para la tarde ya habían llegado a este último, este pueblo a comparación de los anteriores visitados era inmenso. Las calles era muy transitadas y había una gran afluencia de gente en estas. Nerea es un pueblo marítimo que se encarga principalmente del comercio, tiene varias rutas pero las principales van a Hapy en la nación de Hesperides usando el rio Rhin, Iskur al sur del continente de Gea, Mummu en Babilonia cerca de la frontera con Alfheim y por ultimo Torrwchmor en Ddraig.
En la ciudad se podría notar una alta presencia militar, algo que realmente los preocupo pero de igual manera algo a lo que no le tomaron gran importancia ya que con la afluencia de gente era sencillo pasar desapercibido.

-¿Qué haremos en este pueblo? -pregunto Asderel a Ariadna.
-Antes que nada iremos a comer algo. -contesto a Asderel. -Niño ponte la túnica. -le susurro a Sein que estaba oculto en la carreta.
Cuando pasaron por Riger le mandaron a hacer a Sein una túnica con capucha que le cubría totalmente la cabeza, ocultando la mayor parte de su identidad, de esa manera era difícil que alguien lo descubriera a menos que pusiera mucha atención.

Llegaron a un pequeño restaurante y los cuatro entraron, en este lugar les sirvieron pescado y mas comida proveniente del mar, los platillos eran deliciosos y los cuatro quedaron encantados con lo que comieron.
-¡Esta delicioso! -dijo Sein.
-Lo sé. -respondió Ariadna. -Mi esposo y yo llegamos a este continente por este puerto y comimos en este mismo lugar hace más de 20 años, cuando Selene todavía estaba en brazos.
Asderel volteo a ver a Selene con curiosidad al tratar de imaginársela como una bebe de brazos.
-¿De donde vinieron? -pregunto el niño con curiosidad.
Ariadna y Selene guardaron silencio, un silencio realmente incomodo cosa que preocupo a Sein.
-Lo siento. -susurro el niño.
-No te preocupes. -dijo Ariadna mientras trataba de sonreír.
-Disculpa... -dijo Asderel. -¿De dónde han sacado tanto dinero para mantener el viaje hasta este momento? -termino preguntando.
-Mi padre antes de morir nos dejo dinero suficiente para llevar un ritmo de vida tranquilo, aunque después de esto la mayor parte de lo que nos dejo se acabara. -respondió la joven tranquilamente.
-Oh ya veo. -hizo una pausa. -Les ayudare a recuperar sus ahorros.
-No te preocupes hijo, las cosas pasan por algo. -contesto Ariadna sonriendo.

Terminaron de comer y se dirigieron al puerto, de camino al puerto pasaron por un pequeño mercado donde se vendían una gran cantidad de cosas.
-¡Mira! -dijo Sein a Asderel emocionado.
Volteo Asderel para ver a qué se refería este y vio que estaba viendo con curiosidad un puesto donde vendían juguetes, poniendo especial atención a una peonza. "Bueno no deja de ser un niño" pensó este.
-Ariadna, ven un momento. -dijo Asderel.
Ariadna se acerco y pudo notar la atención que el niño le ponía a esa peonza, era una preciosa pieza de madera tallada con una punta de acero.
-¿Te gusto eso? -le pregunto ella a Sein.
-Sí. -respondió este ultimo.
-Disculpe, le hablo al mercader. Me podría vender esta peonza, por favor. -le dijo ella al dueño del puesto.
Después de haber pagado el artículo, Sein agradeció con una amplia sonrisa. "No lo había visto sonreír tanto desde que nos encontramos" pensó Asderel.

Siguieron con su camino y llegaron al puerto, más específicamente al muelle numero 2 de la sección comercial, en ese lugar pudieron divisar a un joven fornido cargando unos pesados costales por el muelle para subirlos al barco.
-Disculpe... -le hablo Ariadna. -¿Esta embarcación se dirige a Hapy?
-Lo siento señora. -contesto el joven inmediatamente. -Nosotros no vamos a ese lugar, pero puede ir al muelle 6, ahí hay un pequeño barco que se dirige a Hapy.
"Seis... un numero de suerte." Pensó Asderel.
-Muchas gracias.

Se dirigieron al muelle 6 como les había indicado el joven trabajador, a lo largo del transcurso pudieron divisar un distinto número de embarcaciones unas más grandes que otras, de igual manera había personas que sin descanso subían y bajaban bienes de estos. Al llegar al muelle 6 vieron más trabajadores subiendo bienes al barco, este era pequeño por lo que era difícil que lo usaran para viajar a través del océano, por ende muy posiblemente vaya a Hapy.
-Disculpe joven... -le hablo Ariadna a uno de los trabajadores, el cual giro la cabeza. -¿Este barco va hacia Hapy?
-Sí, ¿Desea que llevemos algo? -pregunto el joven.
-Algo así... -dijo Asderel.
-Bueno, si ese es el caso necesitan hablar con el capitán. -respondió el joven. -¡Capitán, le solicitan en el muelle! -grito dirigiéndose al barco. -Esperen unos momentos aquí, no tarda.

Después de decir eso sin dar tiempo de agradecer, siguió con su trabajo. Unos minutos después bajo una persona del barco, era una persona adulta de casi 40 años que media más de dos metros con pelo blanco y una piel color gris.
"¡Es un Fomoriano!" pensaron Asderel y Selene mientras estaban realmente sorprendidos, ninguno había visto ninguno en su vida, aparte desde el comienzo con la guerra todos los que habitaban en Babilonia fueron exiliados.
-Buen día viajeros. -dijo el sonriendo. -¿Qué desean?
-Vera... Queremos que nos lleven a Hapy. -contesto Ariadna.
-Lo sentimos no podemos transportar personas.
-Tenemos que ir a Hapy y desde que la muralla cerro se nos hará imposible. Tenemos suficiente dinero si ese es el problema.
El capitán comenzó a reír.
-No me importa el dinero. ¿Por qué no toman un barco de pasajeros de los que salen aquí?
-Lo que sucede es que tenemos que permanecer lejos de los solados y ellos vigilan mucho a los pasajeros de esos barcos. -dijo Selene interrumpiendo la plática.
-Espera... ¿Vienen de Edda? -pregunto el capitán.
Todos guardaron silencio y se miraron mutuamente, no sabían si decirle o no. No sabían si él era de confianza.
-Interpretare su silencio. Vamos subamos al barco, ahí podremos hablar con más seguridad. -el grupo lo miro con desconfianza. -No los venderé no se preocupen.

Aun dudando de la veracidad de sus palabras subieron al barco, ya que a pesar su actitud y apariencia imponente, se le notaba en los ojos una gran amabilidad. Llegaron al camarote del capitán y tomaron asiento.
-¿Qué sucedió realmente en Edda? -pregunto él con curiosidad. -Se han corrido rumores de su destrucción y el gobierno advierte que era un grupo de bandidos de las montañas, cosa que yo me niego a creer.
-Babilonia ataco Edda... Acabo con todos y nos están siguiendo, no sé con qué razón. Por mi no hay problema, no saben que yo vengo de Edda pero este pequeño niño lo tenían cautivo los soldados cuando lo encontramos. -dijo Asderel.
Sein por su parte estaba jugando con su peonza en el suelo del barco, por lo que no estaba poniendo atención a la plática.
-Veo... -guardaron silencio por unos momentos. - ¿Traen equipaje?
-Dejamos una pequeña carreta a la entrada del puerto con varias de nuestras pertenencias.
-Mandare a mi tripulación por los bienes de esa carreta, pero ni el caballo ni la carreta podrán venir con nosotros. ¿Les parece?
-No tenemos otra opción. -dijo Selene con la mirada gacha.
El caballo pertenecía al padre de Selene y este le enseño a montarlo, le tenía un cariño especial a ese caballo pero sabía que no podían llevárselo.
-Nosotros nos encargaremos de traer nuestros bienes, gracias. -dijo Selene.
-Está bien, tienen una hora.
-Gracias. -dijo la madre de Selene.

Salieron del barco y fueron por los bienes, decidieron llevar el caballo a un establo que vieron a las afueras de la ciudad. Mientras Ariadna, Sein y Asderel comenzaba a llevar los bienes de la carreta, Selene tomo el caballo y fue al establo, el dueño del lugar era un anciano de aproximadamente sesenta años con una gran barba blanca.
-Señorita, ¿Qué necesita? -pregunto el anciano.
-Vamos a ir en un viaje y no podremos llevar a nuestro caballo.
-¿Van a regresar? -pregunto el anciano.
-Posiblemente no regresemos a este lugar.
-¿Entonces desea venderlo?
-Sí. -al decirlo le cayó una lagrima por los ojos.
El anciano se acerco al caballo y comenzó a examinarlo.
-Es un magnifico espécimen, tiene piernas fuertes. Se ve que ya está un poco grande, tendrá aproximadamente 20 años, aun así su forma es formidable. -hizo una pausa. -Se quedara conmigo, no lo venderé. Si algún día regresan a este pueblo podrá venir a verlo ya que veo que realmente le tienes cariño.
-Gracias... -dijo Selene. -Me tengo que ir.
Acordaron un precio y el anciano se lo pago.
-Nos vemos amigo. -le dijo ella al caballo mientras acariciaba su cabeza.

Ella se fue del establo y regreso al puerto justo a tiempo para partir. El resto del grupo ya se había encargado de subir los bienes y de vender la carreta, así que subieron al barco que los llevaría a su siguiente destino.
-¿Ya están listos? -pregunto el capitán al grupo.
-Sí. -respondieron todos al unisonó.
-¡Capitán estamos listos para zarpar! -grito a lo lejos un miembro de la tripulación.
-¡Estoy en eso! -grito y le volvió a dirigir la palabra al grupo. -Por cierto no me he presentado, me llamo Elatha, mucho gusto. Nos vemos en un rato.

Dejo al grupo en el barco y fue con su tripulación para zarpar, en unos minutos ya estaban en el mar. El viaje será relativamente corto y todos esperan sea libre de contratiempos.

------------------------------------------------------------------------------
¿Cual es la historia oculta del padre de Selene?
¿Que son los Fomorianos?


Bueno, creo que eso es todo… Espero les guste ^^
¡Un saludo!



Última edición por ~thekiller el Lun Feb 20, 2012 4:54 am, editado 2 veces

#2 Re: The Secret of Visdom. el Dom Ene 29, 2012 5:44 am

Cuervoso

avatar
Vaya, no me había fijado de que tenias un tema aquí, en fin, comenzaré con mi Critica/Comentario.

La historia, es original, aun que cae en el cliché en algunos detalles, e igualmente interesante, aun que con lo poco de información que has dado, parece algo simple, pero seguro con el avance del proyecto la historia empezará a tomar forma y se hará cada vez mas compleja.

Cuando comenzó la narración, pensé que el protagonista del juego sería un humano (o Humanus, como los llaman en tu historia), pero bueno, me equivoque... El jugador casi siempre maneja humanos xD.

El Capitulo I , no hace más que "ubicarnos" dentro de aquel mundo, y dar una razón para el objetivo del protagonista.

La ortografia, esta en un nivel aceptable, aun que vi algunas faltas, además de palabras sobrando e algunas incompletas. Pero la que más recalco es esta:

Muchos seres murieron a causa de la guerra, pero uno de los sobrevivientes el cual perdió a su familia, amigos y todo aquello que conocía...
Pero ahora no solo es el único sobreviviente de su raza, sino que también puede ser el único que tiene el poder para acabar con la guerra.

En mi opinión, uno de los dos "Pero" esta sobrando, no queda bien.

En fin, no hay mucho más que comentar, espero que continues con tu proyecto, además de seguir practicando.

EDIT

¡Felicidades a U.Maker, que con este mensaje llegamos a los 5.000 mensajes!

Saludos!






Cuervoso! No te pases ¬_¬

#3 Re: The Secret of Visdom. el Miér Feb 15, 2012 6:56 am

~thekiller

avatar
Wow no habia visto que mi post tuvo el comentario 5000 O.O, esta genial xD
Por cierto, post actualizado con la nueva version de la historia n.n

#4 Re: The Secret of Visdom. el Lun Feb 20, 2012 5:02 am

~thekiller

avatar
Hola a todos ^^, he vuelto a actualizar el post con los capitulos 3 y 4.

#5 Re: The Secret of Visdom. el Lun Feb 20, 2012 10:10 pm

MidnightMoon

avatar
Se te olvido mencionar que en al re-editar, el capitulo 2 al añadirle escenas se había convertido en 2 (el 2 y el 3).
Y que el realmente nuevo es el 4, aunque todos los otros tengan escenas y dialogo nuevo.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.